Martes, 10 Enero, 2012 - 10:28

Fue "excelente" el balance que dejó la primera Fiesta Provincial del Chamamé

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Con gran éxito de participación y un excelente nivel artístico, se realizó en Puerto Tirol la Primera Fiesta Provincial del Chamamé y el Octavo Festival Nacional del Taninero, organizado por la Municipalidad de Puerto Tirol, el Instituto de Cultura del Chaco y la productora Sin Etiquetas, con el apoyo de la empresa Unitán.





Presente en la primera velada del festival, Jorge Luis Migueles, vicepresidente del Instituto de Cultura del Chaco, destacó esta actividad al considerar que “esto era esencial, porque no podemos pensar un Chaco sin las tres vertientes del Chacú: o sea, la vertiente de los pueblos originarios; la vertiente guaranítica, correntina, paraguaya; y la vertiente de los inmigrantes europeos. Y era necesaria una referencia que se consolide en la gran simbología que es la cultura chamamecera. Y vaya que Tirol tiene méritos para ser cultura chamamecera”.



Migueles explicó que “el Instituto de Cultura tiene un proyecto, junto con Turismo, para hacer un corredor chamamecero, que comience en Puerto Tirol, y que incluya a Corrientes, Mburucuyá y La Paz (Entre Ríos), o sea, toda la zona litoral que tiene cultura chamamecera; además, no nos olvidemos de Brasil y Paraguay. Por eso hoy contamos con una gran delegación de esos dos países, que viene desde tantos kilómetros para poder vivir este festival”.

Con este tipo de programaciones “no sólo colaboramos con el desarrollo de la sensibilidad estética, sino en la cohesión social, que es lo que más nos interesa; la reconstrucción del tejido social a través de la cultura”, concluyó el funcionario del Instituto de Cultura.



“RECONOCIMIENTO DE LA CULTURA GUARANÍTICA”




Por su parte, el intendente de Puerto Tirol, Hugo Sager, resaltó la importancia de contar “con la presencia de delegaciones de Brasil, de Mato Grosso do Sul, de Río Grande do Sul, y de Pilar, de la hermana nación del Paraguay”.



Sager recordó que “cuando nosotros iniciamos este proyecto pretendíamos simplemente rendir un homenaje al obrero taninero. Posteriormente, lo fuimos transformando en un evento cultural que tenga como eje el reconocimiento a la cultura de esta parte de país desde el chamamé. Y esto fue entendido por el Instituto de Cultura, que centralizó gran parte de sus acciones en nuestro festival en reconocimiento de la cultura guaranítica”.