Domingo, 8 Enero, 2012 - 19:46

"Asistencia, integración social, prevención, es el lema que nos caracteriza", destacó Benítez, jefe del servicio penitenciario

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En la Escuela 1058, donde son formados los futuros suboficiales, se realizó la ceremonia de asunción de las autoridades del Servicio Penitenciario y de Readaptación Social del Chaco, comisarios generales José Luis Benítez y Jorge Vega. Estuvo presente del ministro de Gobierno, Justicia y Seguridad Juan Manuel Pedrini.

De esta forma, José Luis Benítez y Jorge Rubén Vega fueron ratificados por decreto del gobernador Jorge Capitanich, para otro periodo al frente de la entidad estatal creada el 22 de abril de 2008, como jefe y subjefe respectivamente, y que tiene su sede central en avenida Italia 253.



Fue Pedrini quien les tomó juramento a ambos comisarios generales en el establecimiento ubicado en avenida Belgrano 1825 de Resistencia, del cual participó el subsecretario de Seguridad Javier Oteo, la subsecretaria de Asuntos Registrales, Noelia Canteros, legisladores provinciales, funcionarios municipales, policiales y la plana mayor penitenciaria.



“El 30 de marzo de 2010 nos hicimos cargo de una institución nueva, que tenía sus primeros pasos, su andar fue lento pero firme, permitiéndonos formar personal e instrumentar una reforma acorde a las exigencias y nuevas demandas, basándonos en el respeto de los derechos humanos”, mencionó Benítez sobre la política aplicada, dando el nacimiento a constantes capacitaciones.



“La construcción de un complejo carcelario en Sáenz Peña y otro a edificarse en Laguna Blanca, que nos permite alojar 500 internos en cada uno, apertura de las escuelas de oficiales y suboficiales, equipos interdisciplinarios, y ser responsables de la guarda de ese individuo para devolverlo recuperado a la sociedad, describe un horizonte prometedor, para estos cuatros años de vida que celebraremos el 22 de abril”, subrayó.



“Asistencia, integración social, prevención, es el lema que nos caracteriza”, destacó Benítez.

Para este año, el servicio penitenciario provincial, tendrá 400 nuevos agentes que están concluyendo su formación, además de promocionar al primer grupo de oficiales propios.



Acciones culturales, recreativas, saludables y deportivas son el pilar de la tarea socializadora que se transmite a los casi mil privados de su libertad en toda la provincia, donde se contiene a mujeres en la alcaidía del Barrio Don Santiago y menores en conflicto
con la ley, en el Centro de Atención de Tres Horquetas.



Por otra parte, hace pocas semanas, más de 200 detenidos terminaron cursos en albañilería, instalación sanitaria y revestimiento, mediante un convenio de colaboración, entre el servicio penitenciario y la Unión Obrera de la Construcción República Argentina (UOCRA).