Jueves, 5 Enero, 2012 - 16:50

Se acordó una ayuda para los productores afectados
Cultivos afectados por sequía: sólo en el maíz las perdidas alcanzarían $ 785 millones

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) estimó que, analizando únicamente el maíz, el quebranto será, como mínimo, de 785 millones de dólares. Sin embargo, una de sus confederaciones, con asiento en Córdoba, señaló que sólo en esa provincia la pérdida entre maíz y soja alcanzaría una suma similar. El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación estará presente junto con su par bonaerense, en las zonas más afectadas por la falta de lluvias. El objetivo es paliar la crisis y aportar en lo que fuera útil para potenciar producciones alternativas.

Lo preocupante es que el fenómeno tiende a prolongarse y a los pronósticos sobre lluvias insuficientes para los próximos días se suman las elevadas temperaturas que agravarán la situación, como se informa por separado.



El director ejecutivo de la Asociación Maíz Argentino (Maizar), Martín Fraguío, dijo que "en algunos lugares de la pampa húmeda, como en Chabás, provincia de Santa Fe, o en las localidades bonaerenses de San Antonio de Areco y Rojas se trata de la peor sequía de los últimos 40 años".



No obstante la gravedad del fenómeno, Fraguío señaló que es mérito de la tecnología (por resistencia y rendimientos) que esta sequía "no se transforme en un desastre total".



Ricardo Negri (h.), del Departamento de Investigación y Desarrollo de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), dijo que "esta sequía es más grave que la de 2008".



Agregó Negri (h.) que la magnitud está marcada "porque ahora está afectada la principal zona productiva del país (la pampa húmeda) y porque toma al maíz en su etapa de floración, destruyendo irreversiblemente el crecimiento de la planta".



Según CRA, ya está comprometido el 80 por ciento del maíz, y en las regiones más delicadas las pérdidas en el rinde potencial podrían ser más del 20 por ciento. "Sólo en maíz ya se espera un impacto económico de, como mínimo, 785 millones de dólares", señaló la entidad.



Según su presidente, Rubén Ferrero, "muchos lotes ya se están picando para forraje por no haber formado espigas, principalmente en los sembrados durante septiembre y octubre". En cuanto a la soja, especificó que aún es pronto para cuantificar las pérdidas. No obstante, señaló que el contexto es muy complicado, sobre todo en sectores de Córdoba, La Pampa, oeste y norte bonaerense y sur de Santa Fe, debido a la condición de estrés hídrico.



En sus últimos informes, la Bolsa de Comercio de Rosario citó a analistas del Mercado de Chicago que ya están hablando de recortes en la producción argentina de al menos 3 millones de toneladas tanto en maíz como en soja respecto de la estimación del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) de 29 millones y 52 millones de toneladas, respectivamente.



Por su parte, el presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez), Néstor Roulet, dijo que en Córdoba habrá una merma mínima de rindes de un 20 por ciento en maíz y de un 10 por ciento en soja, comparados con el ciclo anterior, "lo que provocará una pérdida cercana a los 800 millones de dólares".



Remarcó Roulet que ese cálculo tiene en cuenta "la situación hídrica actual y esperando lluvias para el fin de semana".



Cabe apuntar que Córdoba es la principal provincia productora de ambos cultivos, ya que destina 4,8 millones de hectáreas de las 18,6 millones que ocupa el país con soja y 1,4 millones de hectáreas de maíz sobre un total nacional de 3,75 millones de hectáreas.



Estima el dirigente que en el caso del maíz la pérdida sería de 375 millones de dólares, mientras en soja el quebranto será de 411.600.000 dólares.



Por su parte, el sitio en Internet AgroTestigo, de Córdoba, señaló que "resulta difícil encontrar muchas probabilidades de que el rinde promedio de soja supere las 2,3 toneladas por hectárea (con una pérdida del 23%) y el maíz, las 5,4 toneladas por hectárea (32% menos) para la campaña 2011/12".



La crítica situación que se vive en el sudoeste de Buenos Aires obligó a que el gobierno nacional acorde con el provincial políticas de ayuda para con los productores afectados como consecuencia de los efectos climáticos.



NACIÓN Y BUENOS AIRES ACORDARON AYUDA PARA PRODUCTOTES


La sequía que afecta a gran parte de la pampa húmeda se normalizaría recién en febrero. El maíz necesita lluvia en menos de veinte días o toda la cosecha pasará a la historia, lo cual significará una pérdida aproximada de 780 millones de dólares. El caso de la soja es diferente, sin precipitaciones no puede ser sembrada.



En consecuencia, dentro del acuerdo firmado por los ministros Norberto Yahuar (Nación) y Gustavo Arrieta (provincia de Buenos Aires), lo más destacado es la promesa de fomentar producciones alternativas; además de la presencia física en el lugar, como ser los programas porcinos y aviar, el ganadero, la explotación de olivo y demás.





Mediante un comunicado, Yauhar destacó el "compromiso muy fuerte de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para brindar soluciones concretas a las necesidades de los productores”.



Mientras que el ministro provincial, Arrieta, comentó que el objetivo de la reunión fue "llegar con políticas públicas a los productores afectados debido a que hay una fuerte decisión de los gobiernos nacionales y provinciales de intervenir de manera resuelta".



Además, Yauhar y Arrieta acordaron también una nueva reunión donde tratarán la posibilidad de implementar un plan de riego e inversión para las zonas bajas.
Fuente: 
La Nación