Martes, 3 Enero, 2012 - 07:32

Arrancan las primarias republicanas en los EEUU

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Los aspirantes comienzan hoy en el estado de Iowa el proceso de elección del candidato para disputarle la presidencia a Barack Obama en los comicios de noviembre. Mitt Romney, un "moderado" ex gobernador de Massachusetts, es el favorito de la contienda de la fuerza política conservadora.

Los republicanos abren hoy en los EEUU el proceso para seleccionar a su candidato presidencial con los “caucus” de Iowa, donde una victoria significa más fondos para seguir haciendo campaña, atención mediática y un impulso a veces decisivo para lograr la nominación.



Ese candidato, que se enfrentará al presidente Barack Obama en los comicios de noviembre, será elegido durante la Convención Nacional que los republicanos celebrarán en Florida en agosto, después de un largo proceso de primarias en las que los caucus de Iowa son, en realidad, un trámite más.



En las casi 1.800 asambleas populares que se celebrarán este martes, los vecinos de Iowa debaten sobre las propuestas políticas de los candidatos y luego votan por su favorito, pero no eligen en esta ocasión a los delegados del estado que luego tendrán poder de decisión en la Convención Nacional.



La importancia de Iowa es ante todo "simbólica", por ser el primer estado en realizar una votación para medir el apoyo con el que cuenta cada uno de los aspirantes.



"Es la primera oportunidad para la gente y para la prensa de ver de cerca a los candidatos y cuáles son sus mensajes", indicó a la agencia Efe el profesor Timothy M. Hagle, del departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Iowa.



Además, los tres candidatos más votados en Iowa tienen después "mucha más visibilidad" y mayor facilidad "para recoger fondos para sus campañas en el resto del país", explicó, por su parte, Steffen Schmidt, doctor y profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Estatal de Iowa.



A juicio de Schmidt, los caucus de Iowa, un estado predominantemente agrícola y ubicado en el Medio Oeste del país, son para los candidatos una especie de "examen de entrada" en el proceso electoral de su partido.



También los medios de comunicación "son absolutamente cruciales" para dimensionar los caucus de Iowa, que "no son tanto un evento político como de la prensa", argumentó Schmidt, al destacar el "impacto psicológico" que eso tiene sobre el proceso.



Dada la atención mediática que suscitan los caucus de Iowa, llegar a ellos con una buena imagen es crucial y en ese aspecto Mitt Romney, ex gobernador de Massachusetts y favorito en las últimas encuestas, "es probablemente el más fuerte" de todos los candidatos, de acuerdo con el profesor Hagle.



Romney "es bueno en los discursos y en los debates en televisión", opinó Hagle.



Al ex gobernador le favorecen los últimos sondeos, que le dan la victoria en Iowa por delante del congresista ultraliberal Ron Paul y de Rick Santorum, ex senador por Pensilvania.



Más rezagados aparecen en las encuestas el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich y el gobernador de Texas, Rick Perry, mientras que el último lugar es para la congresista ultraconservadora Michele Bachmann, la única mujer en la contienda.



Los seis candidatos todavía tienen programadas algunas actividades de campaña para la mañana de este martes y después, en diferentes hoteles cercanos a Des Moines, la capital de Iowa, esperarán los resultados de los caucus, que comenzarán a las 19.00 hora local (01.00 GMT del miércoles).



Los caucus de Iowa ganaron relevancia a comienzos de la década de los 70 cuando el Partido Demócrata los convirtió en la primera cita electoral para las presidenciales, una iniciativa a la que sumaron los republicanos en 1976 y que se ha mantenido hasta ahora.



Con el dilema de la candidatura ya resuelto del lado demócrata a favor de Obama, la elección republicana se vislumbra reñida y con varios interrogantes como de qué manera evolucionará el partido con un nuevo líder y hasta qué punto asumirá las propuestas del movimiento ultraconservador Tea Party.
Fuente: 
Infobae