Lunes, 2 Enero, 2012 - 20:52

Económico y con recursos locales
Buscan implementar un nuevo tipo de piso en viviendas populares

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La Subsecretaría de Desarrollo y Economía Social trabaja en la implementación de un sistema de suelo-cemento que utiliza recursos locales, minimiza costos de transporte y reduce el valor final de las obras. Se capacitaron a 80 personas para su implementación y se realizó una primera experiencia en Fontana.

La Subsecretaría de Desarrollo y Economía Social trabaja en la implementación de alternativas tecnológicas constructivas para dar respuesta a la creciente demanda de viviendas populares. Así, durante 2011 se avanzó en un proceso de construcción con suelo estabilizado con cemento, más conocido como suelo- cemento, a fin de instrumentar soluciones habitacionales en el ámbito urbano y rural.



En ese marco, la Subsecretaría que depende del Ministerio de Desarrollo Social capacitó, en El Espinillo, a más de 80 personas en la aplicación de la tecnología alternativa y realizó una primera experiencia en Fontana. Al respecto, el titular del área, Sergio Soto, explicó que el sistema constructivo, basado prioritariamente en la utilización de recursos locales, minimiza costos de transporte y reduce el valor final de las obras manteniendo un buen nivel de calidad de las mismas.



En esa línea, sostuvo que la metodología a aplicar requiere un mínimo de instrumentos y herramientas técnicas, administrativas y organizacionales que garantizan una dinámica de respuestas ágiles y efectivas, en las etapas de capacitación y en las de ejecución de obras de interés social.







EL SISTEMA APLICADO


El funcionario señaló que se elaboraron propuestas tecnológicas basadas en la realidad regional. Así, la consideración del uso de suelo estabilizado con cemento, brinda la posibilidad de un amplio espectro de soluciones. El bajo costo permite mejorar aspectos tanto funcionales (mayor amplitud de los espacios cubiertos) como técnicos (el sobredimensionamiento de fundaciones disminuye o anula el empleo de armaduras de hierro).



Soto remarcó además como aspecto esencial la facilidad del aprendizaje en la preparación y aplicación del sistema constructivo y comentó que se elaboró un programa de capacitación con vistas a la autoconstrucción de viviendas rurales y urbanas, así como la transferencia de esta tecnología a municipios.



Este material se inscribe dentro de lo que se denomina habitualmente como “Tecnologías Apropiadas”. “Es el aprovechamiento racional de los recursos de alcance inmediato, naturales y de bajo costo, que, en combinación con saberes o conocimientos ancestrales o empíricos, permiten dar respuestas a necesidades o demandas de naturaleza diversa (vestido, alimento, cobijo, salud)”, explicó.



Indicó además que con el mismo criterio se estudiaron diversas soluciones técnicas para estructuras y cubiertas de techos, carpintería de madera y la fabricación y uso de ladrillos y bloques de suelo cemento. “Luego de una breve etapa de investigación en obrador, con el fin de capacitar a un grupo de obreros desocupados, se tomó la decisión de realizar una experiencia práctica”, comentó.







PRIMERA EXPERIENCIA Y CAPACITACIONES




A modo de ejemplo, el subsecretario de Economía Social citó el trabajo realizado en coordinación con las autoridades municipales de Fontana. En la localidad se asignó un terreno para la ejecución de una vivienda de interés social destinada a un grupo familiar de seis personas. Así se generó una propuesta de diseño en “L”, de dos dormitorios, con patio de acceso y otro interior.



Por otro lado, Soto comentó que personal del Ministerio de Desarrollo Social y Derechos Humanos llegó hasta El Espinillo para capacitar a un grupo de 80 productores en la construcción de viviendas sobre la base del suelo-cemento. La capacitación consistió en una explicación teórico-práctica a cargo de los propios trabajadores que se desempeñan en la construcción del prototipo de vivienda en el barrio “Banderas Argentinas” de Fontana. Junto a Carlos Turk, de la Dirección de Economía Social, Soto explicó que “el suelo-cemento favorece la compactación y fraguado del material; que luego adquiere elevada resistencia, solidez y estabilidad dimensional”.