Jueves, 29 Diciembre, 2011 - 18:29

Nada irrita más que un corte de luz en plena siesta

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Lo que pudo Secheep con unos cuantos cortes del servicio eléctrico no lo consiguió Roy Nikisch con todo el oropel y la magnificencia de su opulenta y multimillonaria campaña para gobernador: cambió un voto peronista de esos “del `45”. Y lo cambió radicalmente. Hablamos del voto del compañero Ricardo Goya.

Los cortes de luz se generan así: hay mucha demanda, se calienta un transformador, la electricidad es derivada a otros que a su vez se sobrecargan, empiezan a reventar en todas partes los transformadores-bebé que están en las esquinas, se queman los cables y los pajaritos se caen del cielo muertos por la canícula. Igual que en una novela de Stephen King. Sólo falta la lluvia de langostas.



En medio del escenario bíblico la población enloquece y busca culpables recorriendo las calles con antorchas. A su vez los culpables enloquecen y buscan a otros culpables: que Secheep, que Transnea, que Transener, que minoristas y mayoristas y así sucesivamente hasta terminar acusando al mismísimo Astro Rey (o Apolo o Febo o Sol o como se lo quiera llamar: principal fuente de energía de nuestro sistema planetario).



En fin, la realidad es que el compañero Ricardo Goya explotó por culpa de los cortes de la siesta y pidió en su perfil de Facebook y en su nick del Messenger… ¡que vuelva Carlos Camargo!