Martes, 27 Diciembre, 2011 - 07:02

La historia del bombero que descubrió a su familia entre las víctimas del incendio

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Conmocionaba en la mañana de este lunes la noticia de un conventillo que ardió en la zona de Dock Sud, Buenos Aires. Con el paso del tiempo se informó que la tragedia se había cobrado dos víctimas fatales: una mujer de 30 años, y su beba de seis meses. Y si bien parecía terminar allí lo peor, uno de los bomberos que trabaja en apagar el fuego, descubrió las fallecidas eran su hermana y su pequeña sobrina.



Siete dotaciones de bomberos trabajaron en el lugar para controlar las llamas, que se desataron a las 6.30 de la mañana y dejaron como saldo la muerte de una mujer de treinta años y de su bebé de 6 meses. Al llegar los bomberos al lugar, uno de los agentes que integraba la dotación debió ser atendido al advertir que las fallecidas eran su hermana y su pequeña sobrina, lo que conmocionó a todo el Cuerpo. En tanto, un hombre que también residía en el conventillo fue rescatado y trasladado al hospital Fiorito con quemaduras de gravedad.





Se trata de una familia en la localidad de Dock Sud. El conventillo en el que vivían se incendió y, como producto de las llamas, falleció una mujer de 30 años y su bebé de 6 meses. El fuego también afectó a un hombre que vivía en la habitación aledaña, que debió ser hospitalizado por quemaduras en el 80 por ciento de su cuerpo.



El hecho ocurrió a las 6.30 de ayer, cuando se desencadenó el fuego en el inmueble ubicado en la calle Irala al 1.600, en esa localidad del partido de Avellaneda. Según detalló el jefe de Bomberos del Cuerpo de Dock Sud, Osvaldo Bizzotto, “las víctimas estaban durmiendo y fueron sorprendidas por las llamas”.



La tragedia estuvo signada por la conmoción. Es que cuando los Bomberos se acercaron al lugar del hecho, uno de los miembros de la dotación en medio de su trabajo descubrió que los fallecidos eran su hermana y su sobrina.



Desde la central de Bomberos de Dock Sud explicaron que el agente -perteneciente a la central de dicha localidad- “dejó de trabajar en el momento en que descubrió la situación y recibió asistencia psicológica” para poder ser contenido ante el impacto del hecho.



Al lugar asistieron siete dotaciones de Bomberos, cuatro de ellas del Cuartel central de la localidad y otras tres del Cuartel central de Avellaneda, que trabajaron alrededor de tres horas para aplacar las llamas.



“Nos encontramos con un incendio generalizado en el primer piso y con la tragedia”, resaltó Bizzotto, quien además confirmó las dos muertes y la grave situación del hombre que fue alcanzado por el fuego.



Respecto a qué o cuáles fueron los elementos que provocaron el siniestro, el Jefe de Bomberos señaló que “hasta que los peritos no recojan las pruebas y evalúen el lugar, no se podrán establecer las causas que dieron origen al fuego”.



Antes del mediodía, las llamas habían sido controladas por completo por los Bomberos y sólo quedó hasta las primeras horas de la tarde una guardia de control para evitar que haya nuevos focos de incendio. En tanto, el herido permanece internado en la terapia intensiva del hospital Fiorito de Avellaneda con quemaduras de gravedad en su cuerpo.
Fuente: 
InfoRegión