Lunes, 26 Diciembre, 2011 - 20:14

Fuego cruzado entre Seguridad de Nación y el empresario Andujar
Denuncian "mafia de chalecos antibalas"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La adquisición, por parte del Ministerio de Seguridad, de miles de chalecos para la Policía Federal disparó la queja del polémico empresario Fernando Andujar. Denuncias en la provincia de Buenos Aires y productos que nunca fueron entregados.

El mercado de los productos blindados mueve millones de dólares: es un negocio que genera denuncias cruzadas y polémicas que distan de quedar saldadas. Es que algunos empresarios del rubro lucran con la vida de los policías. En este contexto, donde hay una fuerte necesidad de dotar a las fuerzas de seguridad de los implementos necesarios, surgió un polémico personaje llamado Fernando Héctor Andujar, un fabricante local que tiene antecedentes y denuncias que no lo favorecen, pidiendo a la cartera de Seguridad –a través de una solicitada– que le compren a su fábrica los chalecos antibalas en cuestión.



Los antecedentes no favorecen el reclamo de Andujar. De acuerdo con fuentes de la propia cartera de Seguridad, la compañía de este empresario habría incumplido un contrato anterior, solamente entregando el 20 por ciento de los chalecos. Esto fue en 2008 en el marco de un convenio con el Ministerio de Justicia que en esa época tenía bajo su órbita a la Policía Federal.



¿Quién es este polémico personaje, que es presidente de América Blindajes SA y vicepresidente de Next Glass SA? De acuerdo con fuentes comerciales, Andujar acumuló una deuda de 168 mil dólares de cheques rechazados. Está domiciliado en Mastropieto y Güemes, Lobos, y se comenta que vive en un lujoso country y que se mueve en helicóptero. Se lo relaciona con el ex jefe de la Policía Federal Roberto Giacomino.



La revista bonaerense La Tecla dice que la empresa América Blindajes fue “denunciada penalmente ante los Tribunales de La Plata por la supuesta provisión de chalecos en mal estado, para comprar este elemento trascendente para la seguridad de los uniformados”. En la publicación también denuncian que “uno de los hombres más fuertes de la esta empresa es Juan Pablo Montaner, superintendente de Seguridad Siniestralidad de la Policía Bonaerense hasta marzo de 2006, cuando fue dado de baja por el entonces gobernador Felipe Solá junto a otros 118 altos jefes”. Y en el artículo se remarca que “mientras investigaba una causa por contrabando, el juez federal Sergio Torres se topó, entre agosto de 2003 y abril de 2004, con numerosos cargamentos de materiales para fabricar chalecos antibalas que habrían sido exportados desde la Argentina hacia la Zona Franca de Uruguay por distintas sociedades, entre las que figuraba América Blindajes. Esa mercadería fue vendida a una empresa uruguaya y luego comprada por el Ministerio de Seguridad bonaerense. Se habrían exportado a Uruguay materiales por 2.300.000 dólares y luego importado por una cifra cercana a los 6.800.000 dólares. La causa luego se tramitó ante el Juzgado de Garantías Nº 2 del Departamento Judicial La Plata a cargo de César Melazo”.



En conversación con Veintitrés, Andujar dijo que lo publicado “es todo mentira”, a lo que agregó que le hizo una querella a la revista La Tecla. Al ser consultado por la acusación en su contra de haber cumplido sólo con el 20 por ciento de chalecos que le habían encargado en 2008, señaló que “está mal hecho el expediente”. Y se defendió: “Entregué 17, 18 mil de los 40 mil. Si no me pagan, no puedo entregar más”.



En realidad, las fuentes consultadas por esta revista señalan que Andujar habría cobrado por los 18 mil chalecos mencionados, pero que en realidad sólo habría entregado unos tres mil.

También se tejieron sospechas por sobreprecios en el blindaje de patrulleros. En abril de 2010, el Ministerio de Seguridad bonaerense firmó el pago de 6 millones de pesos para la empresa América Blindajes SA. Dos días después, liberó otros 30 millones para el mismo concepto. El ministro Ricardo Casal anunció además la adquisición de 900 patrulleros marca Chevrolet Corsa por un total de 100 millones de pesos, a razón de 111.111 pesos la unidad. El costo por unidad era entonces de 60 mil pesos, por lo que se deduce que gran parte de la erogación por cada auto se destinó al blindaje.



Para Andujar es difícil explicar el rol del ex policía Montaner. “No sé cómo se fue de la policía, me parece que se fue bien. Después de 30 años, no tengo amigos en otra parte, mis amigos son de la vida. Montaner es conocido y amigo mío, no lo puedo negar. Debe ser de los que más conocen. Nunca trabajó en la empresa, lo he consultado como amigo, como consultor, siempre estando él fuera de policía, sin cobrarme nada”, buscó aclarar.



Siempre a la defensiva, el empresario quiso dejar las cosas claras, aunque sembró más dudas. “Me atacan, pero nosotros estamos por exportar tecnología a Estados Unidos, sería la primera vez que se vende tecnología al exterior. Me quieren matar, pero nadie se mantiene tantos años en el negocio si es un delincuente. No vendo con una valija, tengo una fábrica. Mis problemas están acá, en el país. La fábrica es nada más que mía, no tengo socios ni nada”, señaló el empresario.



Respecto de esto último, quienes no le tienen mucha simpatía a Andujar señalan que no es correcto escudarse en los 150 empleados cuando se fabrica un material que puede poner en riesgo la vida de los policías. Incluso señalan que tendría empleados “golondrinas” contratados solo cuando consigue acuerdos con el Estado.
Fuente: 
Revista Veintitrés