Lunes, 26 Diciembre, 2011 - 15:27

El Municipio secuestró cohetes en un local no habilitado del microcentro

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Una importante cantidad de fuegos artificiales fue secuestrada por la Municipalidad de Resistencia al no contar, el local en que se ofrecía con la respectiva habilitación para su expendio y con las medidas de seguridad que se requieren. El establecimiento que no cumplió con las normativas dispuestas es un local ubicado en Arturo Illia 450.

El procedimiento lo realizaron personal de la Dirección de Inspecciones Generales junto a la subsecretaria de Gobierno Carmen Brito.



El establecimiento que no cumplió con las normativas dispuestas es un local ubicado en Arturo Illia 450, que conforma una serie de comercios dentro del rubro mayorista

Este sitio infraccionario utilizaba artículos pirotécnicos para su venta y almacenamiento, pero sin contar con la autorización de la Municipalidad de Resistencia. de esta forma, se procedió al
secuestro de cientos de ejemplares tales como bombas de estruendo, estrellitas, petardos, entre otros.



Por lo tanto, los organismos presentes comunicaron al propietario la situación y dejaron establecida un acta contravencional por tenencia y comercialización sin autorización municipal y el decomiso de toda la mercadería en cuestión, la cual aparentemente estaba registrada su totalidad en una factura de compra.



Relevamiento previo

Conforme al operativo destinado al local de la calle Aturo Illia, la subsecretaria de Gobierno Carmen Brito aclaró que este establecimiento les "llamó la atención" por el cartel y verificaron que no estaba habilitado.



En cuanto al estricto control de la seguridad de los vecinos ante hechos que pueden significar un flagelo a la integridad de los mismos, la funcionaria afirmó que de las denuncias que reciben "algunas son ciertas, otras no...pero atendemos todas".



Por otra parte, la mercadería secuestrada se deposita ante la posibilidad de que el comerciante presente en el Juzgado de Faltas una factura que lo acredite, levante la infracción, haga la inscripción pertinente y, una vez habilitado, vuelva a comercializar. En caso de no presentarse un comprobante sobre la propiedad del producto, se ordena la "reducción".