Domingo, 25 Diciembre, 2011 - 16:32

Análisis periodístico
Un 2012 con chispazos docentes

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El vínculo de proximidad que construyó el gobierno kirchnerista con los principales sindicatos docentes de representación nacional, dejando a los gremios de provincias el papel de expresar sus conflictos educativos como "protestas aisladas" del contexto general, comenzará a transformarse en 2012.

Las "fotos" de la dirigencia docente inaugurando ciclos lectivos con funcionarios, como "debiéndole" algo que es obligación del Ejecutivo garantizar -pago de sueldos, refacción de escuelas y acuerdos salariales- podrán ser infrecuentes.



Y no es que la existencia de un distanciamiento sea un hecho "extraordinario", ya que guardar las independencias entre las agremiaciones docentes y los gobiernos de turno como se observa en las democracias consolidadas, es algo corriente.



La condición de "fuera de orden o regla natural o común" será en esta atípica relación que se presume que decisiones de las carteras educativas de Nación y jurisdicciones mayoritarias, generarán desde chispazos hasta enfrentamientos.



Según el sector en el que se sitúe, las medidas educativas que vendrán el ciclo lectivo próximo serán "necesarias" o "sospechadas".



Entre las acciones de política para la enseñanza, la Ciudad ya está dando los primeros pasos y pagando los costos, aunque tal como DyN advirtió hace tiempo, podrá ser el gobierno porteño la "punta de lanza" en realizar experiencias, que pueden ser replicadas y por eso recibe el apoyo dentro del Consejo Federal de Educación (CFE), que reúne a los ministros del país.



La primera evaluación voluntaria a maestros primarios realizada en octubre por el Ministerio de Educación porteño, en lugar de los directivos y supervisores de escuelas que la tomaban históricamente, fue la primera medida resonante que concitó advertencias sindicales de "avance en la diferenciación salarial y sistema de premios y castigos".



La segunda medida que tomó Ciudad fue recortar poder a los sindicatos a través de la supresión de las 14 Juntas de Clasificación y quedarse con el manejo en la órbita de la cartera educativa del ingreso, permanencia y ascenso en los cargos del magisterio, conflicto que finalizó con la sanción de la nueva ley en Legislatura en noviembre.



Ahora, volvió a sacudir a los vapuleados 17 sindicatos docentes porteños el flamante anuncio de Esteban Bullrich de "revisar" el uso de las licencias docentes -especialmente en época de huelgas- y denunciar un "abuso" de estos permisos.



Los sindicatos no tardaron en contestar y rechazar fuertemente la afrenta, entre ellos los de UTE que dijeron que el ministro quiere "enlodar" a los maestros y la UDA Capital cuestionó que Bullrich "desconoce a su propio Servicio de Reconocimientos Médicos, que es el que otorga las licencias docentes".



A nivel nacional, y tal vez cumpliendo la profecía, por estos días el jefe de la cartera educativa, Alberto Sileoni, que además preside el Consejo Federal de Educación (CFE), en la última asamblea del año hizo el anuncio, "tal como lo propuso la presidenta Cristina Fernández vamos a organizar una evaluación a los docentes en todo el país para 2012".



"Los padres tienen derecho a saber cómo aprender sus hijos", remarcó el ministro.



Dentro de los cinco sindicatos del magisterio que participan en la paritaria nacional -CTERA, AMET, SADOP, CEA y UDA- sólo éste último sindicato, que conduce Sergio Romero reclamó al Palacio Sarmiento "un plan" para aplicar la examinación y una "mesa de consulta" con los sindicatos, para evitar que la intención degenere en otro propósito.



Sobre esta cuestión Sileoni aseguró en diálogo con DyN que -a diferencia de las evaluaciones a estudiantes en los 90- no habrá rankings, ni diferenciación salarial ni sanciones.



En Provincia de Buenos Aires apareció por estos días un artículo de opinión en un renombrado diario platense, cuyo título prometía "Ausentismo docente, clave del naufragio educativo".



Las opiniones que concitó entre los lectores no fueron muy amables, algunas de ellas enviaron "a trabajar al aula" a su autor pero dejaron una sospecha de lo que podrá suceder en Provincia cuando se afirmó que "no hay educación posible con el actual nivel de ausentismo docente esto no se resuelve con suplentes y más suplentes de suplentes...".



Habrá que esperar las reacciones también en el distrito bonaerense, terreno de los combativos Mirta Petroccini, de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), y de Roberto Baradel, de SUTEBA, convertido en una suerte de vocero de CTERA, quien repite que "la calidad educativa no la marcan más días de clases" y aclara por las dudas a que "nadie nos dicta letra sobre qué decir".
Fuente: 
(*)Periodista DyN