Viernes, 23 Diciembre, 2011 - 18:58

Uruguay ratificó la negativa a barcos kelpers y el Reino Unido insiste en que "no entregará" la soberanía de Malvinas

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El gobierno británico reiteró hoy que no entregará a la Argentina la soberanía de las Malvinas, aunque sufrió un revés al escuchar la negativa del Uruguay a permitir que barcos con la bandera de las Malvinas sean asistidos en sus puertos.







Durante su mensaje navideño a los habitantes de las islas, el primer ministro británico, David Cameron, calificó como "injustificados y contraproducentes" los esfuerzos del gobierno argentino para interrumpir rutas navieras hacia las Malvinas, informaron hoy agencias de noticias internacionales.



"Déjenme ser absolutamente claro. Mantendremos siempre nuestro compromiso con ustedes sobre cualquier tema de soberanía. Su derecho a la autodeterminación es la piedra angular de nuestra política", sentenció Cameron.



Gran Bretaña sufrió un revés cuando el canciller William Hague se contacto con su par de Uruguay, Luis Almagro, el último miércoles, para reclamarle a Uruguay que permita el paso de barcos ingleses que se dirijan al Atlántico Sur, por puertos del país oriental.



"Reconocer la bandera de las Malvinas sería reconocer la jurisdicción y la soberanía británica", señaló hoy Almagro, quien dijo además que el país "no tiene problemas" con que embarcaciones con otras banderas efectúen la ruta Montevideo-Malvinas.



"Dejamos clara la decisión adoptada por Uruguay y dijimos que es consecuente con el posicionamiento histórico del país sobre las Malvinas", dijo Almagro hoy al sitio en internet del diario local El Observador.



Ocurre que la tensión aumentó desde miércoles último, cuando los gobiernos que integran el Mercosur (la Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) aprobaran prohibir el acceso a sus puertos de buques con la bandera británica de las Malvinas.



La declaración de los presidentes del Mercosur establece "el compromiso oportunamente asumido de adoptar, de conformidad con el Derecho Internacional y sus respectivas legislaciones internas, todas las medidas susceptibles de ser reglamentadas para impedir el ingreso a sus puertos de los buques que enarbolen la bandera ilegal de las Islas Malvinas".



Tras criticar la resolución del Mercosur, en especial Uruguay por tener uno de los puertos que brinda mayor asistencia a los barcos internacionales que se dirigen hacia el Atlántico Sur para actividades como la pesca y explotación petrolera, el primer ministro británico ratificó hoy la postura de su gobierno de que la cuestión de la soberanía "depende" de los habitantes de las islas.

"Que quede muy claro. Siempre vamos a mantener nuestro compromiso sobre cualquier cuestión de la soberanía. La base de nuestra política es su derecho a la autodeterminación", afirmó.



El primer ministro británico envió además una dura crítica a los bloqueos impulsados por la presidenta Cristina Fernández ante distintos foros internacionales: "Argentina sigue con sus esfuerzos injustificados y contraproducentes para impedir la navegación alrededor del archipiélago y para impedir que los empresarios lleven a cabo un comercio legítimo", enfatizó.



Por último, ratificó "el compromiso" del Gobierno británico con "la seguridad y la prosperidad de los territorios de ultramar, incluidas las Falkland", y que la soberanía de las islas sólo se negociará si los isleños lo desean.
Fuente: 
Agencia DyN