Viernes, 23 Diciembre, 2011 - 17:39

El gobierno le bajó el tono al enfrentamiento con Moyano: "La CGT es una aliado estratégico"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Florencio Randazzo, intentó hoy bajarle el tono una vez más al enfrentamiento del líder de la CGT, Hugo Moyano con la presidenta Cristina Fernández, y ratificó que la central obrera "sigue siendo un aliado estratégico" de cara a los próximos cuatro años. Así, el Gobierno nacional salió al cruce de las declaraciones formuladas ayer por el dirigente camionero.







"Nosotros somos respetuosos de todas las opiniones. Este es un gobierno que todas sus decisiones las ha tomado en función de mejorar las posibilidades de los trabajadores, no hemos tomado una sola medida en contra de los trabajadores, todo lo contrario, y ése es el camino que vamos a transitar en los próximos cuatro años", sentenció hoy Randazzo.



Al hablar con la prensa durante el lanzamiento del Operativo Sol de Verano realizado en el Peaje de Hudson, Randazzo evitó confrontar por segunda vez en una semana con las críticas del jefe de la CGT y en cambio, ensayó una férrea defensa de las políticas del gobierno en los últimos años.



"A Moyano secretario de la CGT lo eligen los trabajadores no el Gobierno", respondió Randazzo al ser consultado sobre las nuevas declaraciones del sindicalista.



En ese marco, Randazzo ratificó que la CGT "sigue siendo un aliado estratégico" del Gobierno y sostuvo que la Casa Rosada ha tomado sus decisiones "en función de la defensa de los trabajadores".



Luego en declaraciones televisivas, el ministro destacó que "este gobierno, todas sus decisiones las toma en función de la defensa de los trabajadores, de los que menos tienen".



"No hay ninguna decisión que haya tomado este gobierno que ha sido en perjuicio de los trabajadores", insistió Randazzo.



Aunque la relación entre Moyano y la Presidenta se había enfriado desde hace un año, a partir del fallecimiento del ex presidente Néstor Kirchner, el dirigente del gremio de Camioneros profundizó su distanciamiento durante un acto por el Día del Camionero el pasado 15 de diciembre en el Club Huracán, en el que anunció su renuncia a todos sus cargos en el Partido Justicialista y calificó al partido gobernante como "una cáscara vacía" del que dijo, "no soy bufón".



Al anunciar su renuncia como presidente interino del PJ bonaerense y vicepresidente primero del Consejo Nacional del PJ, Moyano acusó al kirchnerismo de discriminar al sector sindical en el armado de listas de candidatos en las elecciones del 23 de octubre y denunció que en muchos casos, no respetaron resultados de las primarias.



Al hablar nuevamente ayer ante periodistas extranjeros, el dirigente cegetista dijo que el distanciamiento con el gobierno se debe a posturas que adoptó la mandataria en su discurso de reasunción el pasado 10 de diciembre, cuando advirtió que no iba a aceptar "ni extorsión ni chantaje" de los gremios en sus reclamos.

Moyano había anunciado además desde el estadio del club Huracán colmado de camioneros, su rechazo a un eventual tope salarial de cara a las próximas negociaciones paritarias de 2012, y tras acusar a la administración central de "quedarse con el dinero" de las obras sociales, le reclamó el pago de una deuda "de 12 a 15 millones de pesos".



Mientras en el kirchnerismo evitaron la confrontación directa tras ese duro discurso de Moyano -la Presidenta incluso faltó ayer a un almuerzo en el que estaba previsto que compartiera estrado con el dirigente sindical-, en una nueva embestida, el líder de la CGT advirtió ayer que "no tenemos ninguna intención de convocar un paro general, pero si las condiciones se agravan, los trabajadores van a empujar a una decisión"
Fuente: 
Agencia DyN