Jueves, 22 Diciembre, 2011 - 20:05

Es de "interés público" la producción y venta de papel para diario

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El Senado aprobó hoy la ley que declara de "interés público" la producción y comercialización del papel para diarios que según el kirchnerismo busca garantizar a todos los medios gráficos el acceso al insumo en igualdad de precios, mientras que para la oposición la norma es producto de la "pelea" del Gobierno con los accionistas de Papel Prensa, porque pretende el control de la prensa y puede llevar a la expropiación de la empresa.







El proyecto fue aprobado, tras casi seis horas de debate, por 41 votos positivos (de los 37 kirchneristas y aliados más el ex presidente Carlos Menem, el correntino del Frente Alianza Para Todos José Roldán, el porteño ex lilista Samuel Cabanchik y la peronista pampeana María Higonet), contra 26 negativos y hubo una sola abstención, de Agustín Pérez Alsina (Partido Renovador de Salta).



La presidenta de la comisión de Medios de Comunicación, la kirchnerista jujeña Liliana Fellner, respaldó la iniciativa del Poder Ejecutivo, al indicar que existe "una situación de monopolio" de parte de Papel Prensa y dijo que el proyecto apunta a asegurar "a todos los medios de prensa en acceso en igualdad en materia de precios y cantidad del insumo básico", destacó.



Fellner reconoció que es "claro que esta ley tiene nombre, si existe una sola empresa" que produce en el país papel para diarios, por lo que la intención del PEN es, dijo, "garantizar la vigencia de la Constitución Nacional al 100 por ciento", como resguardar "la pluralidad de voces" que permita la libre información.



El texto del kirchnerismo es una fusión de dos mensajes enviados por el Gobierno el año pasado: Define de "interés público la fabricación, comercialización y distribución de pasta celulosa y de papel para diarios" y establece un marco regulatorio para garantizar la actividad y el acceso al insumo de todos los diarios del país en igualdad de precios.



Desde las empresas periodísticas accionistas del Papel Prensa, empresa en la que también es socio el Estado, se denunció que la iniciativa afectará la libertad de expresión al fijar criterios de precios y comercialización, tasa de ganancia e inversiones, controlar la importación, tipificar sanciones y sobre todo controlar a la mayor fábrica de papel para diarios.



El radical Ernesto Sanz ratificó que su bloque no acompañaría la iniciativa y estimó que el Gobierno "tomó un camino equivocado" que es "el camino de la pelea" con los socios mayoritarios de Papel Prensa, que son los diarios "Clarín" y "La Nación".



"Si lo que se quiere es ganar una batalla de amor y odios personales, no cuenten con nosotros", reiteró, en alusión a la estrategia del Gobierno.

Sanz propuso como alternativa un proyecto elaborado por su bloque, que declara "de interés público" el acceso al insumo y establece un régimen para estimular inversiones con el fin de ampliar la producción de pasta celulosa en el país.



La adolfista Liliana Negre de Alonso estimó, luego, que "en definitiva lo que estamos generando es una expropiación o generando las condiciones para que sea indirecta" la estatización futura de la empresa.



El peronista anti-K salteño Juan Carlos Romero coincidió en el pronóstico y consideró que "acá sería una especie de confiscación o expropiación baratísima" de la empresa a través del manejo del cupo de distribución del insumo y afirmó: "Atrás del papel están los medios y atrás de los medios esta la libertad de prensa. Cuando avance este proceso va a terminar afectando la libertad de prensa".



La lilista María Eugenia Estenssoro consideró, por su lado, que "es muy grave" lo que está haciendo el Congreso y aseguró que si el Gobierno quisiera garantizar el acceso igualitario al papel prensa "tiene los instrumentos legales para hacerlo, pero no quiere".



El ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández salió al cruce de los cuestionamiento y señaló que desde que los accionistas privados se hicieron cargo de la empresa hubo "abuso de la posición dominante" y apuntó que la intencionalidad del cuestionado artículo 41 es "abastecer el mercado interno", por eso establece que, si no se cubren las necesidades, será preciso hacer inversiones, para tener papel "al mismo precio y para todos".



"No hay un componente de revancha", insistió Fernández y replicó: "Debe haber papel para todos, piensen como piensen, y al mismo precio".



La nota de color la sumó el puntano Adolfo Rodríguez Saá, cuando al iniciar su intervención contra el proyecto oficial, mostró una "tablet" donde aparecían unos gráficos que representaban las menciones en los medios de los distintos candidatos presidenciales y su hermano, Alberto Rodríguez Saá, apareció último detrás de las cara de Eduardo Duhalde, Cristina Fernández, Ricardo Alfonsín, Elisa Carrió, Jorge Altamira y Alcira Argumedo.



Con ello justificó que, su postura contra el proyecto del oficialismo, no tenía otra intención que defender la libertad de prensa.



Luego, el jefe del bloque radical, el misionero Luis Petkoff Naidenoff, hizo un recuento de distintos episodios que tuvieron como blanco algunos medios y hombres de prensa en los últimos ocho años, como las pegatinas de carteles contra periodistas, y opinó: "Este proyecto no establece un interés público, sino uno gubernamental de silenciamiento y control".



Al cierre, el oficialismo Miguel Pichetto hizo un homenaje al fallecido dueño del diario Ambito Financiero Julio Ramos, dijo que fue "un hombre que predicó en el recinto", al ser el primero en denunciar el manejo monopólico del papel para diarios; y dijo que la ley "forma parte de la política" del gobierno que tuvo como primera etapa "democratizar los medios audiovisuales" y ahora "el acceso al papel para diarios".
Fuente: 
Agencia DyN