Lunes, 19 Diciembre, 2011 - 14:12

Presentó el Presupuesto en el Senado
Lorenzino dijo que una de las fuentes de financiamiento más importantes serán los préstamos intra sector público

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Una de las principales fuentes de financiamiento que tendrá el Gobierno el año que viene será el financiamiento "intra sector público", según lo adelantó hoy el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, quien destacó que la política de desendeudamiento es la que le dio fortaleza a la Argentina.

Lorenzino -quien presentó ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado el proyecto de presupuesto para el año que viene, que ya cuenta con media sanción de Diputados- sostuvo que también que la deuda externa con el sector privado es inferior al 15 por ciento del producto bruto interno (PBI).



El titular del Palacio de Hacienda -que, tras su presentación y de responder algunas preguntas, tuvo que retirarse para viajar a Montevideo a la cumbre del Mercosur- subrayó que "las políticas de desendeudamiento han sido fundamentales para lograr la fortaleza (macroeconómica) que tiene la Argentina".



En ese sentido, consideró que "la situación de la deuda en los países más avanzados (fundamentalmente de la Unión Europa) son el origen de la crisis" por la que atraviesan.



El jefe de la cartera económica hizo especial hincapié en la situación financiera internacional, en la cual justificó, entre otras cosas, el mantenimiento de la ley de emergencia económica.



También señaló que los países emergentes y en particular los de la región se encuentran en una posición más sólida que los denominados desarrollados en lo que hace a su relación deuda sobre PBI.



En la Unión Europea, comentó el promedio de la relación deuda/PBI "es del 65 por ciento, con picos como en Grecia que es del 140 por ciento, mientras que en la región están por debajo del 40 por ciento".



"Tenemos que tornar nuestras miradas a la región y no a los destinos tradicionales", expresó también cuando se refirió a la colocación de productos argentinos en el exterior "incorporando cada vez mayor valor agregado" en las exportaciones.



Respecto de la situación de la Argentina en materia de endeudamiento, comentó que en 2002, la relación deuda/PBI era del 160 por ciento y que en la actualidad se encuentra por debajo del 44 por ciento.



Tras calificar a la deuda argentina como "sana", Lorenzino subrayó que del total de la deuda pública, el 63 por ciento está en manos del sector estatal y que poco más del 33 por ciento del total en manos privadas.



De todos modos, aclaró que la deuda con el sector privado representa "menos del 15 por ciento del PBI", lo que consideró como "una muestra de fortaleza de la economía argentina", debida en gran parte "a la política de desendeudamiento".



En cuanto a las fuentes de financiamiento que utilizará el Gobierno el año que viene, Lorenzino destacó que el "intra sector público va a ser importante, al igual que el Fondo de Desendeudamiento", constituido con las reservas de libre disponibilidad del Banco Central.



Luego de subrayar que el objetivo principal al que apuntará la economía será "mantener el crecimiento, fortaleciendo la equidad y la inclusión social", el ministro destacó que el Gobierno "no ve un estrangulamiento de la balanza comercial" para el año próximo, ya que estima que su saldo positivo será del 1,8 por ciento del PBI, y ponderó la creación de la Subsecretaría de

Competitividad "para impulsar el crecimiento".



No obstante, reconoció que "nadie puede saber el impacto" de la crisis internacional, por lo que justificó la sanción de la ley de emergencia económica, al señalar que "el Poder Ejecutivo necesita todos los elementos para superar la crisis, como lo hizo en 2009, sin que haya pérdidas de empleo ni fiscales".

En ese sentido, destacó las proyecciones de superávit fiscal, con un crecimiento del primario del 2,46 por ciento y la vuelta del superávit financiero, con una estimación del 0,2 por ciento.



También señaló que la economía crecerá este año "más del ocho por ciento" y que para el que viene está proyectado un 5,1 por ciento "que es un nivel importante" en el marco de una crisis.



El presupuesto contiene también pautas de inflación del 9,2 por ciento para el año que viene, una estimación de la cotización del dólar en promedio de 4,40 pesos, una proyección de aumento de recaudación del 23,2 por ciento, de gastos en políticas sociales del 20,9; en educación, ciencia y tecnología del 19,6, y en infraestructura del 18 por ciento.



Consultado acerca del dólar y las estimaciones oficiales para el año próximo, Lorenzino sostuvo que "hemos venido dando muestras de que podemos administrar y mantener el tipo de cambio" en niveles competitivos.
Fuente: 
Agencia DyN