Miércoles, 14 Diciembre, 2011 - 10:45

Allí funcionaba el mayor centro clandestino
Hallan un osario en el ex arsenal del Ejército de Tucumán

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Los esqueletos estaban quemados y atados de brazos. Había proyectiles de armas de fuego, ropa y calzado. Sospechan que primero se quemaron los restos, luego se hizo una remoción y, finalmente, se rellenó la fosa. La causa está en el juzgado a cargo de Bejas.

Una fosa común con restos de desaparecidos en la dictadura fue descubierta dentro del ex Arsenal Miguel de Azcuénaga del Ejército, donde funcionó el mayor centro clandestino de detención y exterminio de la provincia de Tucumán, informaron hoy fuentes judiciales.



El Juzgado Federal 1, a cargo de Daniel Bejas, informó que los restos óseos corresponden a un mínimo de 15 personas.Además, de acuerdo con lo que difundió el Centro de Información Judicial, se encontraron proyectiles de armas de fuego, restos de ropa y calzado.



La excavación realizada en el predio castrense encontró "restos óseos calcinados" así como "cuerpos completos en diferentes posiciones, varios de ellos atados en las extremidades superiores, algunos con presencia de proyectiles de arma de fuego y vainas asociados directamente".



Los investigadores judiciales presumen que esa tumba colectiva contiene restos de personas secuestradas, muchas de las cuales fueron ejecutadas en persona por el fallecido represor Domingo Bussi, quien solía disparar en la nuca a los prisioneros, y por sus subordinados de la represión ilegal.





En el lugar trabaja desde hace meses el Equipo Argentino de Antropología Forense, con colaboración del Grupo Interdisciplinario de Arqueología y Antropología de Tucumán.



El comunicado oficial del juzgado indica que "fueron hallados -hasta la fecha- restos óseos correspondientes a un mínimo de 15 individuos esqueletizados parcialmente quemados, ubicados en diferentes profundidades y con distintas orientaciones".



Las pericias para la localización de fosas comunes se realizan desde 2005,hasta el 26 de setiembre de 2011, cuando la investigación pasó al ámbito de la megacausa sobre el Arsenal Miguel de Azcuénaga, radicada en el juzgado a cargo de Bejas, y la secretaría de Derechos Humanos a cargo de María Virginia Duffy.



Los primero hallazgos en el predio se produjeron el 31 de marzo de 2011, cuando se realizó la primera remoción en profundidad y se descubrieron restos óseos y material asociado y la presencia de paredes quemadas, según el comunicado.



La hipótesis que manejan los investigadores, de acuerdo con los hallazgos, es que los cuerpos fueron primero quemados, luego, con una retroexcavadora, se removió tierra y los restos y finalmente se rellenó la fosa.
Fuente: 
Agencia DyN