Miércoles, 14 Diciembre, 2011 - 09:56

El Banco Central aplica más controles a la compra de dólares

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Se trata de medidas que implican a bancos y entidades cambiarias, quienes de ahora en más deberán informar con un mínimo de "diez días hábiles" de antelación cualquier operación de compra de divisas extranjeras de empresas o particulares que alcancen o superen el equivalente a los 500.000 dólares.

El Banco Central (BCRA) dio un nuevo paso en pos de evitar encontrarse con nuevas sorpresas en la demanda de dólares, pese a que la creciente regulación oficial y oficiosa a la que está sometido el mercado no hace preverlas en el corto plazo.



"En efecto, recibimos un pedido oficial en este sentido y, como es parte del saludable trabajo en conjunto que encaramos para aquietar las aguas en el mercado cambiario en los días más álgidos de la corrida, no tendremos inconveniente en trasladar esa instrucción a los clientes que resulten alcanzados", confirmaron ayer a LA NACION en una de las asociaciones de bancos.



"Es una indicación tendiente a un mejor ordenamiento del mercado cambiario para darle previsibilidad en el marco de la modalidad de trabajo acordada con los bancos desde hace un mes. De allí que no hay circular o norma que lo indique. Es por consenso", destacaron ayer desde el Banco Central (BCRA).

Antecedente



El intento por "ordenar" la demanda data, en realidad, de la primera semana de noviembre, es decir, cuando quedó claro que la intempestiva puesta en marcha (durante un fin de semana) de nuevos controles a las compras minoristas de dólares habían desatado una corrida contra los depósitos bancarios en esa moneda que le terminaría restando al sistema el 18,4% de las colocaciones en esa moneda que habían captado del público hasta antes de la instrumentación de las medidas.



En ese entonces, en la serie de encuentros que mantuvieron, los banqueros les pidieron a las autoridades que aseguren la liquidez en dólares para poder atender los retiros de los clientes y reinstalar la calma. Y las autoridades accedieron (y cumplieron relajando algunas normas como la integración de encajes para colocaciones en esa moneda), pero, a la vez, reclamaron que, desde entonces, las entidades les informen por escrito con cinco días hábiles de antelación y en un listado "las grandes compras de dólares".



El pacto que se selló y cumplió desde entonces tendría una derivación imprevista en las entidades. Por alguna razón, esas listas son las que habrían llegado a manos del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, permitiéndole poner en marcha en paralelo desde entonces un sistema oficioso de control o represión a esas operaciones con su sello: incesantes llamadas telefónicas de distinto tono (la mayoría de ellas claramente amenazantes) para que empresas o importadores posterguen sus compras de dólares para realizar pagos al exterior.



Así lograron una reducción "extra" de la demanda (la AFIP había hecho su parte para morigerar las compras minoristas) y generaron las condiciones para que el BCRA pueda comenzar a recuperar las reservas perdidas por la marcada aceleración registrada en la fuga de capitales que, en el 3° trimestre del año, marcaría un nuevo récord al totalizar US$ 8443 millones.

Lo nuevo



Como la receta dio resultado, la decisión fue profundizarla. Como se dijo, desde mañana, los bancos deberán informar este tipo de compras con dos semanas de antelación.



La novedad, que adelantó ayer el diario Ambito Financiero, fue confirmada en la víspera desde el BCRA y los bancos y, en los hechos, implica que ninguna empresa o particular de alto patrimonio podrá comprar divisas si no comunica con la antelación debida ese movimiento al banco con el que opera.



El encargado de admitir posibles excepciones, ante necesidades muy puntuales, será el BCRA. Pero todo indica que estas dispensas no serán fáciles de obtener. De hecho, el gerente de Exterior y Cambios del BCRA, Jorge Rodríguez, fue enfático al explicar a los bancos que el nuevo plazo para informar estas compras debe ser tomado como "modalidad de trabajo permanente" para "habituar a los clientes a prever con anticipación sus operaciones".



Por Javier Blanco, Columnista de La Nación.
Fuente: 
La Nación