Miércoles, 14 Diciembre, 2011 - 08:51

Por disposición del Ejecutivo Nacional, aseguradoras ingresarán al país US$ 2.000.000.000 en 10 días

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La repatriación de divisas por parte de las aseguradoras se está produciendo a todo ritmo. Deben ingresar casi US$ 2.000 millones hasta el 23 diciembre, por lo que cada día que pasa deja menos tiempo para cumplir con la exigencia oficial. El Banco Central aprovecha y la mayor parte de los casi US$ 200 millones diarios que acumula provienen de este sector.



Pero estos dólares, que refuerzan las reservas justo antes del pago del Cupón PBI, que se efectivizará mañana, provocan un fuerte dolor de cabeza para las aseguradoras. Y el conflicto podría crecer en las próximas semanas.



Sucede que el giro de dólares al exterior que habían efectuado las empresas no había tenido como objetivo un mero atesoramiento. En realidad, las compañías buscaban tener activos en dólares para cubrir los seguros de vida contratados en moneda extranjera. Claro que al repatriar esas divisas y pasarse obligatoriamente a pesos, dicha cobertura quedó por lo menos en una nebulosa.



MÁS AFECTADOS



Aunque son muchas las compañías que habían girado divisas al exterior, en realidad el grupo más afectado está integrado por Prudential, Zurich, Metlife y Federación Patronal, entre los casos más destacados. Éstos fueron los más agresivos en la venta de pólizas en moneda extranjera para sus asegurados. Otros, en cambio, optaron por ofrecer seguros en pesos con algún tipo de actualización (no resulta fácil, ya que el CER está totalmente desprestigiado por la manipulación de los índices de inflación).



La cuestión es que así como muchos depositantes acudieron a los bancos para recuperar sus depósitos en dólares, algo parecido está sucediendo en el mercado asegurador.



Pero, claro, hay una diferencia: en el caso de los bancos, los dólares están. En el caso de las compañías de seguros de vida, todo indicaría que las divisas ahora no están, ya que justamente ingresan del exterior a través del MULC (Mercado Único y Libre de Cambios) y se transforman en pesos al tipo de cambio oficial.



Las compañías le habían pedido a la Superintendencia de Seguros que autorizara a comprar con esos dólares que estaban invertidos en el exterior Boden 2012 y 2013. Era una forma de ingresar las divisas, pero adquiriendo activos en dólares, que el Gobierno honrará en el corto plazo.



«Era la solución más lógica. El año que viene, cuando vence el Boden 2012, hubiéramos aceptado un canje por otro título en dólares, pero no nos dieron esa opción», se quejaba el director de una de las compañías comprometidas.



PUENTE



Ahora se busca tender un puente con el flamante superintendente de Seguros, Juan Bontempo, un kirchnerista que reemplazó a Francisco Durañona y fue ministro de Economía de Santa Cruz. El objetivo de las aseguradoras es obtener una resolución que les permita devolver las pólizas en dólares a quienes las rescaten en pesos al tipo de cambio oficial.



Claro que para el que ahorró en divisas no es un tema menor: nadie le asegura que con esos pesos pueda acceder luego al mercado oficial. Si el cliente no es autorizado y termina comprando en el paralelo a $ 4,75, estaría asumiendo una pérdida adicional superior al 10%.



Sin embargo, es improbable que el nuevo superintendente avale este pedido. En todo caso, razonan en el Gobierno, las empresas sí pueden acceder al mercado para comprar US$ 2 millones mensuales, por lo que podrían responder a eventuales rescates o pago de pólizas de vida. El monto, sin embargo, luce insuficiente en la medida en que se multipliquen los rescates de quienes quieren asegurarse las divisas.



Tampoco está claro qué pasará con los seguros de vida contratados en dólares y que siguen vigentes. ¿El asegurado deberá seguir pagando en dólares o le aceptarán pesos al tipo de cambio oficial para mantener la póliza? Todavía quedan muchos interrogantes, que ni las aseguradoras ni la Superintendencia del sector están en condiciones de responder.
Fuente: 
Pablo Wende - Ámbito Financiero