Sábado, 10 Diciembre, 2011 - 19:18

En histórica jornada, se entregó el poder a sí misma
Cristina reasumió con dura embestida a corporaciones, puso límites al sindicalismo y evocó a Néstor Kirchner

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La presidenta Cristina Fernández asumió hoy su segundo mandato con una fuerte embestida contra las corporaciones, ratificó el desafío de profundizar "la competitividad económica" pero poniendo límites a los reclamos del sindicalismo, apoyada permanentemente en la figura del ex presidente Néstor Kirchner como impulsor del "modelo".

"No soy la Presidenta de las corporaciones, soy la Presidenta de los 40 millones de argentinos", enfatizó en uno de los tramos más aplaudidos de su discurso luego de jurar ante la Asamblea Legislativa en una ceremonia que dedicó a su esposo fallecido y antecesor, Néstor Kirchner.



Acompañada por el vicepresidente electo, Amado Boudou y su hijo Máximo Kirchner, recibió la banda presidencial de manos de su hija Florencia, dejando al vicepresidente saliente, Julio Cobos, ignorado en un segundo plano y retirándose en medio de silbidos de militantes kirchneristas que coparon los balcones del Congreso.



Ante la presencia de 6 mandatarios latinoamericanos, el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón,y todos los gobernadores locales como invitados especiales, Cristina Fernández dio inicio al trigésimo período de un presidente electo en la historia argentina, como la primer mujer electa y reelecta presidenta en la historia del país, desde que en 1826 Bernardino Rivadavia asumiera en nombre del Congreso General de las Provincias Unidas.



Afuera del Congreso una fiesta popular concentró a miles de militantes kirchneristas que sortearon una jornada calurosa con cánticos alusivos al "movimiento nacional y popular", comiendo choripanes y refrescándose con agua proporcionada por los bomberos de la Policía Federal al ritmo de música de rock.



La presidenta ensayó como lo hizo cada vez que enfrentó al Parlamento, con un largo y emotivo discurso, sin leer.



Con un elegante vestido negro, mantuvo el luto por la muerte del ex presidente Kirchner a quien homenajeó en varias oportunidades desde el momento de la jura "Si así no lo hiciera, que Dios, la Patria y El, me lo demanden"; al iniciar su discurso: "es un día difícil para esta Presidenta, falta alguien", y al promediar un balance de su primer gestión y al cerrar el acto, con la promesa de "no dejar las convicciones y trabajar por una Argentina más equitativa, justa e igualitaria".



Un largo balance de las luchas que inició Kirchner en 2003 por el "desendeudamiento" y contra los organismos de crédito internacionales, la pelea con la oposición y "corporaciones" para sancionar las leyes de Servicios de Medios Audiovisuales, la de movilidad Jubilatoria o de estatización de las AFJP.



En ese marco, trazó el eje de su próxima gestión en mejorar la "competividad" y profundizar "el valor agregado" con "políticas activas" de "mercado interno".



No obstante, una de las mayores sorpresas la dio al enviar un duro mensaje al sindicalismo que, ante la ausencia del líder de la CGT, Hugo Moyano -cada vez más enfrentado al Gobierno-, estuvo representado por los dirigentes cegetistas Omar Viviani (taxistas), José Luis Lingieri (Sanidad), Antonio Caló (Metalúrgicos) y Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento).



Cristina cuestionó al mismísimo ex presidente y fundador del Justicialismo, Juan Domingo Perón, al señalar que "a nosotros nos critican pero los que reivindican a Perón" recordó, "con él no había derecho a huelga".



En ese marco, advirtió a los dirigentes sindicales que su gobierno no permitirá "ni chantaje ni extorsiones" con huelgas.



Tras la ceremonia de jura y el discurso de 70 minutos interrumpido en más de 60 oportunidades con aplausos y un final en el Congreso a toda marcha peronista, la Presidenta se dirigió como es tradicional, en auto rumbo a la Casa Rosada recorriendo las 15 cuadras de Avenida de Mayo hasta a Casa Rosada, con medio cuerpo afuera de la ventanilla saludando a los jóvenes de distintas agrupaciones kirchneristas que la seguían en la calle.



Los actos oficiales continuaron a las 15 con la Presidenta acompañada por Boudou y el canciller Héctor Timerman con una ceremonia en la explanada de la Casa Rosada para saludar a los mandatarios extranjeros que asistieron a la jura: Dilma Rousseff (Brasil), Sebastián Piñera (Chile), José Mujica (Uruguay), Evo Morales (Bolivia) y Porfirio Lobo (Honduras), felicitaron a la Presidenta y regresaron enseguida a sus países.



Luego, la mandataria continuó con los saludos protocolares a las delegaciones extranjeras y pasadas las 18 tomaba juramento a los ministros de su próximo gabinete.



Afuera, la Plaza de Mayo continuaba con los espectáculos musicales gratuitos organizados por la Presidencia, con la participación masiva de la juventud y los músicos Iván Noble dando inicio al show con el tema "Avanti Morocha", seguido por La Mancha de Rolando, Víctor Heredia, Gustavo Santaolalla e Ignacio Copani, entre otros artistas nacionales.



Al caer la tarde, la Jefa de Estado tomó juramento a su gabinete que, con pocos cambios -Juan Manuel Abal Medina (Jefe de Gabinete), Hernán Lorenzino (Economía) y Norberto Yahuar (Agricultura)-, la acompañarán para afrontar los próximos cuatro años.
Fuente: 
Agencia DyN