Sábado, 10 Diciembre, 2011 - 12:12

Juró Cristina Kirchner: "Si así no lo hiciera, que Dios, la Patria y Él me lo demanden"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner asumió su segundo mandato junto al vicepresidente electo, Amado Boudou. Su hija le puso la banda presidencial bajo la mirada del saliente vice, Julio Cobos

A las 11:42, Cristina Kirchner partió en helicóptero desde la residencia de Olivos rumbo al helipuerto de Casa Rosada, donde descendió a las 11:50, para trasladarse en auto rumbo al Congreso de la Nación. Vestida de negro, y no de blanco como llegó a especularse, la mandataria estaba acompañada por sus hijos Florencia y Máximo, además de la esposa de este último.



A las 12, Cristina Kirchner llegó al Congresso, donde Boudou la esperaba en la explanada central del edificio. Juntos ingresaron por las escalinatas hacia el Salón de los Pasos Perdidos. De allí, y tras firmar libros protocolares, se dirigió hacia el recinto donde la esperaba reunida la Asamblea Legislativa, presidida por el vicepresidente saliente, Julio Cobos, quien sólo abrió la sesión.



Primero asumió Amado Boudou, quien juró "por Dios, la Patria y los Santos Evangelios", para luego dar lugar a la toma de poder de Cristina Kirchner. "Si así no lo hiciere, que Dios, la Patria y él me lo demanden", prometió, en memoria de su difunto marido, Néstor Kirchner, para luego recibir la banda presidencial de manos de su hija.



Luego, visiblemente emocionada, a las 12:13 la Presidente inció su discurso con un recuerdo a Néstor Kirchner, al afirmar que no era un día fácil en su vida.



"Como todos se imaginarán, hoy no es un día fácil para esta presidente. Pese a la alegría y la contundencia del voto popular, falta algo y falta alguien. Alguien que hace exactamente 8 años y 7 meses, en este mismo lugar en el que estoy sentada yo, venía a decirles a todos los argentinos que pertenecía a una generación diezmada", señaló Cristina Kirchner en el inicio de su alocución.



En uno de los apartados más destacados de su discurso, la mandataria destacó "uno de los puntales del modelo, la acumulación de reservas", que al día de hoy, de acuerdo a las cifras que dio, ascienden a 46.368 millones de dólares.



Según alegó, esa fortaleza le permitió "soportar cinco corridas cambiarias que las corporaciones hicieron creyendo que este gobierno iba a ceder". "Que se den por notificados, yo no soy la presidente de las corporaciones, soy la presidente de los 40 millones de argentinos", advirtió.



Además, aseguró que su gobierno seguirá apostando a la "economía real" y dijo que "mientras haya un solo pobre en la Argentina, el proyecto nacional y popular no estará completado".



A la hora de analizar la situación económica mundial, se refirió a la crisis por la que atraviesan los países centrales, criticó la prevalencia del sector financiero por sobre el productivo y cuestionó aquellos que piden gobernar con pautas inflacionarias.



"Nosotros gobernamos con metas de crecimiento del trabajo y del empleo. Estos son nuestros ejes y estos van a seguir siendo", aseguró.



Por otra parte anunció la creación de una nueva "Secretaría de Comercio Exterior" que "junto a la Secretaría de Comercio Interior", funcionarán en forma articulada dependientes del Ministerio de Economía "con la dirección de la Presidente".



"Funcionarán de forma articulada, como sucede en todos los países, una sola banda", sostuvo la mandataria.



En este sentido, calificó a las dos secretarías de comercio como parte de la política que viene de "sintonía fina" y las definió como "las dos caras de una moneda que es el comercio de la República Argentina, que es una sola y no puede estar dividida". Además, se generará una Subsecretaría de la Competitividad.



Al mismo tiempo, destacó que el "formidable crecimiento en el consumo y en las exportaciones" demuestra "claramente el nivel de inversión privada y pública" que hubo en la Argentina en los últimos años.



"La obra pública no se considera más gasto público, sino inversión económica y social", enfatizó la mandataria, al hablar en el Congreso nacional, tras jurar su cargo por otros cuatro años.



La Presidente celebró también que "el 57 por ciento de la cartera de préstamos del Banco Nación va a la pequeña y mediana empresa, generadora fundamental de trabajo".



Asimismo se refirió a los conflictos sindicales y pidió a los dirigentes "responsabilidad" y envió un mensaje a los sectores sindicales, al afirmar que su gobierno no va a permitir "ni el chantaje ni la extorsión".



"El derecho de huelga, que es un derecho que asiste a todos los trabajadores por imperio de la Constitución reformada. Hay derecho de huelga, pero no de chantaje ni de extorsión", señaló.



Para eso, hizo referencia al conflicto docente y petrolero que se generó este año en Santa Cruz, y destacó el nivel de ingresos de esos sectores.



"Curiosamente el sector docente cobra el salario más alto de la República Argentina. Y de la actividad privada, el de los petroleros es uno de los más importantes junto con el minero. Esa huelga que se prolongó por meses, en la que por primera vez sectores docentes tomaron yacimientos, le significó al país una pérdida por día de más de 10 millones de dólares, y todo el conflicto, más de 800 millones de pesos", señaló.



Pidió la sanción de los proyectos de la ley de tierras y la ley penal tributaria y finalizó su discurso con agradecimientos y brindando un homenaje al ex presidente Néstor Kirchner.



El Congreso recibió, además de todos los diputados y senadores nacionales, a los ministros salientes y a los recién nombrados, y a los gobernadores.



La ceremonia también cuenta con la presencia de un grupo de presidentes latinoamericanos, entre ellos el boliviano Evo Morales, la brasileña Dilma Rousseff y el uruguayo José Mujica, quien prometió su asistencia pese a una recomendación médica de reposo.



Cristina Kirchner, nacida en La Plata hace 58 años y de profesión abogada, consiguió la reelección el 23 de octubre pasado. Ese día la propuesta del Frente para la Victoria logró el 54% de los votos, con unos 12 millones de sufragios. Cuatro años antes había ganado con el 45% de los votos.



El tercer período de gobierno comenzado forma parte de un ciclo kirchnerista que a su término habrá recorrido 12 años de la vida del país. Algo similar a lo que ocurre en países vecinos como Brasil, Uruguay o Bolivia, que cuentan con gestiones oficiales que vienen cumpliendo dos y hasta tres mandatos consecutivos.



Más tarde, entre las 15 y las 16 Cristina recibirá los saludos de sus colegas regionales y del resto de las delegaciones extranjeras, en el Salón de los Pintores Argentinos de la planta baja.



Luego se trasladará hasta el Museo del Bicentenario para encabezar la ceremonia de toma de juramento a sus ministros, un acto que siempre se realizó en el Salón Blanco de la Casa Rosada.



Una vez terminados los actos oficiales, la Plaza de Mayo se transformará en el corazón de los festejos. Sobre un gran escenario irán desfilando La Bersuit, La Mancha de Rolando, Iván Noble, Víctor Heredia y Teresa Parodi. Y dentro de este marco es posible que la Presidente se muestre en los festejos públicos, tal como ocurrió cuatro años atrás.
Fuente: 
Télam - Infobae