Viernes, 9 Diciembre, 2011 - 19:37

La Dirección de Bosques se refirió al uso de los sistemas silvopastoriles

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La dirección de Bosques respondió las críticas recibidas por los sistemas silvopastoriles porque según señalan “es necesario para la verdadera comprensión de la técnica de producción cuestionada, conocer la realidad legal y ambiental de la misma”.

En un comunicado que se transcribe a continuación consignan lo siguiente:



Ante una serie de publicaciones periodísticas y notas relacionadas al reproche de los sistemas silvopastoriles que se hicieron de público conocimiento a través de medios nacionales, provinciales, portales de interntet, “es necesario para la verdadera comprensión de la técnica de producción cuestionada, conocer la realidad legal y ambiental de la misma.



El régimen de protección ambiental de los bosques nativos, a través de la norma de presupuestos mínimos es clara, precisa y expresa en el sentido de que los aprovechamientos y desmontes se encuentran permitidos (regla general) siempre y cuando cuenten previamente con una autorización estatal, evaluada técnicamente y ambientalmente, conforme a reglamentación especifica, pero se exceptúan aquellos desmontes proyectados en zona II (amarillo) y I (rojo), que en los cuales está prohibido.



Por otro lado la ley N° 6.409 en cumplimiento con el mandato legislativo el pueblo de la provincia del Chaco, a través de sus representantes y de la participación ciudadana consagrada, decidieron que la planificación territorial de los bosques nativos, como el régimen tuitivo, de índole ambiental, en aplicación del art. 41 de la Constitución Nacional (facultades delegadas), del art. 124 (facultades no delegadas) y de las prescripciones estipuladas por los convencionales constituyentes provinciales en la carta magna local en el año 1994.



Dicha norma, establece las categorías de conservación impuestas (clase I, II y III) y en ellas habilita, conforme a los criterios de sustentabilidad , ciertas actividades, previa evaluación y autorización estatal acorde a restricciones técnicas y ambientales consagradas con antelación.

Por este motivo es que la autoridad de aplicación provincial, la dirección de bosques provincial, NO AUTORIZA practicas – de cualquier tipo - que no sean sustentables, que no respondan a un plan de manejo previamente evaluado y aprobado técnica, legal y ambientalmente.

Con respecto a lo expuesto es necesario destacar que cualquier chaqueño, organización – de cualquier índole -, pública o privada, que quiera conocer la mecánica de los distintos planes de bosques que se están desarrollando y la evaluación ambiental que los mismos son sometidos por la administración se dirijan a las distintas sedes de la Dirección de Bosques de la provincia siendo el deber del funcionario público pertinente responder las inquietudes, y hacerles saber la legislación vigente, los trámites correspondientes y la asistencia que resulte necesaria.



QUE ES UN SIRVOPASTORIL
 



Técnicamente la variante “Silvopastoril” es una opción de producción pecuaria en donde las especies leñosas perennes (árboles o arbustos) interactúan con los componentes tradicionales de la ganadería (forrajeras herbáceas y animales) bajo un sistema de manejo integrado. El objetivo del manejo es tanto la producción forestal como ganadera.



LEGISLACION NACIONAL Y LOCAL



El marco regulatorio normativo esta dado por La Ley N° 26.331, se trata de una ley de presupuestos mínimos de protección ambiental aplicable en todo el territorio nacional, en donde las provincias, en ejercicio de sus facultades no delegadas al gobierno nacional sobre los recursos naturales (art. 124) pueden regular sobre la materia siempre y cuando se respete el umbral de protección por los presupuestos mínimos y lograr de esta manera un ordenamiento jurídico armónico y superador de dichas normas, es decir, elevando el rango de protección.



En este sentido la provincia del Chaco, dictó la ley N° 6.409 de Ordenamiento Territorial de los bosques Nativos de la Provincia del Chaco en cumplimiento a la obligación impuesta por la Ley N° 26.331 acorde a criterios de sustentabilidad exigida en la misma y con la participación ciudadana impuesta por la Ley N° 25675 y normas regulatorias del orden local.

La ley N° 26331 en el capitulo designado a “las Autorizaciones del Desmonte y el Aprovechamiento” determina que “todo desmonte o manejo sostenible de bosques nativos requerirá autorización por parte de la Autoridad de Aplicación de la jurisdicción correspondiente” (art. 13, ley 26.331). Por otro lado impone que “no podrán autorizarse desmontes de bosques nativos clasificados en las Categorías I (rojo) y II (amarillo)” (art. 14, Ley N° 26.331).



En esta aplicación concreta del cuestionamiento la norma define al desmonte como “toda actuación antropogénica que haga perder al bosque nativo su carácter de tal, determinando su conversión a otros usos del suelo tales como, entre otros: la agricultura, la ganadería, la forestación, la construcción de presas o el desarrollo de áreas urbanizadas” (ítem 4to, art. 4, Ley 26331).