Miércoles, 7 Diciembre, 2011 - 20:11

Cuádruple crimen
El karateca complicadísimo: lo reconoció el remisero que lo llevó hasta la casa de las mujeres

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Osvaldo Martínez, el sospechoso del cuádruple crimen de La Plata, fue reconocido hoy por el remisero, testigo clave de la causa, como la persona que estaba en la casa donde se produjeron los asesinatos el 26 de noviembre pasado, por lo que quedó más complicada su situación judicial. “Estoy seguro de que es Martínez, le ví la cara por el espejo”, dijo el chofer.









El fiscal de La Plata Alvaro Garganta y Fernando Burlando, abogado de la familia de una de las víctimas, señalaron que el remisero Marcelo Tagliaferro fue "categórico" al reconocer a Martínez.



Y el mismo Tagliaferro fue contundente: "Estoy seguro de que es Martínez. Le vi la cara a través del espejo retrovisor, que me quedó en la cabeza, y que me permitió hoy reconocer al acusado...nunca tuve dudas", dijo a la prensa al salir de los tribunales de La Plata tras el reconocimiento.



Tagliaferro fue el remisero que la noche del 26 de noviembre pasado llevó a Marisol Pereyra (35) a la casa de Bárbara Santos (29), pareja de Martínez, y vio al acusado del hecho cuando tras esperar en su auto varios minutos el sospechoso se acercó para decirle que se fuera porque las mujeres iban a tomar otro coche.



"Fue inmediato el reconocimiento. Estoy seguro de que es Martínez. Hice mi deber de ciudadano de reconocerlo", agregó Tagliaferro, quien además descartó que haya recibido presiones para no declarar en la causa.

Por su parte, el fiscal Garganta sostuvo que el remisero "estaba convencido" y el reconocimiento "es un elemento contundente", pero "será motivo de valoración dentro del contexto del resto de las pruebas de la causa".



Martínez, un karateca de 27 años, fue sometido a una rueda de reconocimiento junto con otras tres personas de características físicas similares, tal como establece el Código Procesal Penal provincial.



La única persona que participó de la tarea de identificación fue Tagliaferro, quien señaló a Martínez casi al instante, relató Burlando, y el mismo remisero pidió que el imputado se sacara la remera para hacer un proceso más amplio, ya que así se encontraba el día del hecho.



"Lo identificó categórica y puntualmente. Esta diligencia fue a gusto y piacere del abogado defensor -Julio Beley-; el reconocimiento despejó cualquier duda y ahora restan algunas diligencias periciales, pero creo que ya vamos muy favorecidos en esta carrera para llegar al juicio oral", sostuvo Burlando, quien representa a la familia de Pereyra, una de las víctimas.



Para el letrado "no hay dudas de que ahora el fiscal Garganta está en condiciones de solicitar la prisión preventiva para Martínez, que incluso podría haberlo hecho antes de realizar la rueda de reconocimiento".



Tras la rueda Tagliaferro volvió a relatar los sucesos de esa noche en el departamento de la calle 28 entre 41 y 42, en el barrio platense de La Loma.

"Bajé del auto, me acerqué al pasillo, volví a subir al auto y me quedé diez minutos más", contó, y agregó que "la puerta cancel estaba cerrada".

"Esta persona -por Martínez- se acercó a mi auto y me dijo que iba a llamar a otro remise" para Marisol, "pero yo sabía que ella no viajaba en otros remises", explicó.



El fiscal valoró el resultado de la rueda pero pidió "esperar los resultados de la pericia de ADN que hacen a la escena del crimen".



"La causa es muy voluminosa, muy compleja y de mucha responsabilidad. Es un rompecabezas de muchas piezas", graficó, y dijo que pidió 15 días para resolver la situación procesal de Martínez.



Garganta descartó por el momento la acusación que pesaba sobre la pareja de Pereyra sobre supuestos antecedentes de violencia, ya que las personas con las que dijo que estaba cuando ocurrieron los hechos ratificaron que así fue.

En tanto, un nuevo testigo declaró hoy que la noche de los crímenes pasó por la puerta de la casa de las mujeres asesinadas y vio a dos personas que estaban charlando, que serían Martínez y Tagliaferro, y uno de ellos a bordo de un auto Chevrolet Corsa, el vehículo del remisero.



"Da credibilidad adicional a lo que dice el remisero", sostuvo el fiscal sobre el nuevo testigo.



Martínez está acusado de asesinar a su pareja, Bárbara Santos; a la madre de esta, Susana Barttole (63), a la hija de Bárbara, Micaela Galle (11), y a Pereyra.



La Justicia le imputa el delito de homicidio simple de Santos y los homicidios agravados de las otras mujeres con los cuales se habría buscado que no haya testigos del primer crimen.
Fuente: 
Agencia DyN