Miércoles, 7 Diciembre, 2011 - 11:41

Preocupación por la demora
Escuela siniestrada: legislador busca lograr celeridad en la obra

Charata | La comunidad educativa y padres de alumnos expresaron al diputado por Libres del Sur, Carlos Martínez, su preocupación por la demora en la inauguración del nuevo edificio. Ante esto, el legislador se comprometió a llevar el tema a la Legislatura y presentó un proyecto donde marca la preocupación del mismo.

El diputado estuvo este último sábado en la localidad de Charata convocado por la comunidad educativa de la EEP N° 32 “Luis Roque Gondra”. Representantes de docentes, padres y alumnos le manifestaron su preocupación por la demora en la inauguración del nuevo edificio del establecimiento, reconstruido luego del voraz incendio que afectó en su totalidad la estructura de esa escuela, la más antigua de la localidad.



El siniestro que destruyó la EEP Nº 32 tuvo lugar el 14 de febrero de este año, cuando voluntarios de las Jornadas Nacionales Néstor Kirchner “Florecen 1000 flores/
Pintamos 1000 escuelas” que realizaban tareas solidarias en el viejo edificio intentaron quemar telarañas con un soplete, provocando que el techo se prenda fuego. Desde entonces, los 690 alumnos de la escuela se encuentran dispersos dando clases en aulas prestadas por dos iglesias y el edificio del ex – Colegio Nacional de Charata, apenas acondicionadas y que no cuentan con la infraestructura necesaria para esa cantidad de alumnos, sanitarios, calefacción e higiene adecuadas.



“Los padres y docentes me manifiestan que el edificio nuevo estaría terminado y en condiciones de ser ocupado ya desde mediados de octubre” explicó Martínez, “por lo cual no hay motivos valederos para que las autoridades del Ministerio de Educación sigan demorando el traslado”. El legislador destacó que lo más preocupante del retraso es que “los alumnos están dando clases en condiciones muy precarias, en lugares con paredes y techos con peligro de derrumbe, presencia de roedores, olores nauseabundos y numerosos inconvenientes provocados por la falta de acondicionamientos de los lugares para el dictado de clases”.



Martínez se comprometió a llevar este tema a las comisiones correspondientes de Derechos Humanos y Educación, y por tal motivo presentó el proyecto de resolución 3615/11 que expresa preocupación por esta situación. “Me parece de suma importancia que la Cámara se haga eco de la inquietud de la comunidad educativa y que esta llegue a oídos de las autoridades del Ministerio de Educación que tienen la responsabilidad de proteger la integridad física de estos niños en sus aulas” expresó Martínez, “tal vez de esta manera podamos dar visibilidad al problema
ya que en innumerables oportunidades los padres y directivos de la institución han intentado en vano que los escuchen”.