Martes, 6 Diciembre, 2011 - 14:42

Marcha internacional contra las FARC

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Más de 40 ciudades de Colombia y algunas de Estados Unidos se manifiestan para exigir a la guerrilla que libere a los secuestrados. El presidente Santos y sus ministros participan de la jornada. El país quedó conmovido luego de la ejecución de cuatro rehenes, ocurrida días atrás.

Carlos Santiago, líder de la organización Colombia Soy Yo, una de las promotoras de la movilización, señaló que "el llamado es para que todos en Colombia, todos, salgan a su plaza principal vestidos de blanco para pedir que liberen a todos los secuestrados del país".



Por su parte, el periodista Herbin Hoyos, quien encabeza desde el 15 de noviembre la llamada Caravana por la Libertad, conformada por decenas de motociclistas que recorren Colombia, confió en que la movilización del martes "supere los nueve millones del 4 de febrero de 2008".



La marcha más reciente para exigir a las FARC la liberación de rehenes se llevó a cabo el 28 de noviembre de 2008 y fue convocada por la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, rescatada en julio de ese año tras ser secuestrada en 2002. Otras movilizaciones similares se realizaron en febrero y abril de 2008.



Los ministros de Interior, Germán Vargas Lleras, y de Justicia, Juan Carlos Esguerra, confirmaron su asistencia a la movilización. "Todos vamos a marchar, todos tenemos que solidarizarnos con los secuestrados. El presidente de la República va a participar en esta jornada y el Gabinete en pleno acompañará esta manifestación. Nadie se puede quedar en su casa", dijo el primero.



"Todos a marchar mañana. Los funcionarios tienen el permiso para participar. Yo estaré marchando en Villeta", escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.



"Oficialmente, tenemos 11 policías y militares (en poder de la guerrilla), pero hay más casos y en nuestros listados tenemos también cientos de civiles", recordó Hoyos, al hacer referencia a los cuatro ejecutados en noviembre.



Otras organizaciones han exigido que la protesta no quede sólo en la petición de la liberación de los secuestrados, sino que denuncie todo tipo de violencia procedente de cualquiera de los actores del conflicto armado colombiano.



Esta manifestación empezó a organizarse, a través de las redes sociales, el pasado 26 de noviembre, cuando se conoció la muerte de cuatro miembros de la fuerza pública que estaban secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Ese episodio se produjo en momentos en que tropas militares se aproximaban a un campamento donde cerca de 40 guerrilleros custodiaban a los secuestrados. Los militares, al llegar al lugar, hallaron, con tiros de gracia, los cuerpos del sargento del Ejército Libio Martínez, que estaba a punto de cumplir 14 años en cautiverio y era el rehén que más tiempo llevaba en poder de las FARC, así como de tres miembros de la Policía: el coronel Édgar Yesid Duarte, el capitán Elkin Hernández y el intendente Álvaro Moreno.



En ese mismo hecho, el sargento Luis Alberto Erazo, que también estaba secuestrado en ese lugar, escapó cuando un guerrillero le disparó y se refugió en la selva por varias horas, hasta que se encontró con militares que le prestaron ayuda.



Tras la irrupción de las fuerzas de seguridad, los miembros de las FARC se dieron a la fuga, pero una guerrillera fue capturada. Sandra Vásquez, alias "Rosalba", quien afronta cargos de homicidio en persona protegida, secuestro extorsivo, terrorismo y rebelión, dijo ante un juez de control de garantías que la célula de la que formaba parte tenía la orden de matarlos si se aproximaban militares.
Fuente: 
Infobae