Martes, 6 Diciembre, 2011 - 13:59

Otra perpetua para Menéndez

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El juez federal de Salta Julio Bavio condenó a Luciano Benjamín Menéndez a reclusión perpetua e inhabilitación absoluta, por ser coautor mediato en el delito de homicidio doblemente calificado por alevosía y con el concurso premeditado contra once presos políticos fusilados en esa provincia, en 1976.

La sentencia dictada en el marco del juicio Palomitas II también dejó una pena similar al exjefe de Seguridad de la Policía provincial Joaquín Guil y fijó 20 años de reclusión para el ex agente del Servicio Penitenciario Juan Carlos Alzugaray.



En esta nueva causa, Menéndez y Guil eran juzgados por once fusilamientos ocurridos el 6 de julio de 1976, en el paraje Palomitas, a unos 50 kilómetros de Salta capital, donde fueron acribillados cuando eran supuestamente trasladados desde el penal de Villa Las Rosas hacia una cárcel de Córdoba. Las víctimas fueron la docente Celia Leonard; su esposo Benjamín Avila; Georgina Droz; Pablo Outes; Roberto Oglietti; la arquitecta María Alonso; Alberto Savransky; Rodolfo Pedro Usinger; su esposa María Amaru Luque; Evangelina Botta y José Povolo.



Esta sentencia se suma a la dictada en la causa Palomitas I, en diciembre del año pasado, por la que el ex jefe de la Guarnición Salta del Ejército, Carlos Mulhall; el ex jefe de la Policía de Salta, Miguel Gentil, y el oficial Hugo Espeche fueron condenados a prisión perpetua.



Otra resolución importante del magistrado salteño fue la revocatoria de la prisión domiciliaria que venía cumpliendo Guil, por lo que ordenó que a su detención la cumpla en forma efectiva, en una cárcel pertenenciente al Servicio Penitenciario Federal, y fue trasladado al nuevo penal de General Güemes.



El abogado Martín Avila representó durante el juicio a la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, mientras que sus pares David Leiva y Tania Kiriaco lo hicieron en representación de las víctimas y sus familiares. En tanto, el fiscal de la causa fue Domingo Batule, y al igual que los querellantes, solicitó la pena de prisión perpetua al dejar plasmado sus alegatos en el proceso, que se realizó de manera escrita, ya que es un juicio que se rige por el viejo código de procedimientos penales.
Fuente: 
Página 12