Sábado, 3 Diciembre, 2011 - 17:09

Sanz termina su mandato el frente de la UCR y vuelve al llano tras años de poder partidario

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El senador Ernesto Sanz finalizará el lunes su gestión al frente del Comité Nacional de la UCR y continuará con su tarea en el Congreso pero sin cargos de poder partidario, tras los errores estratégicos que lo apartaron de las decisiones de relevancia.

Si bien la fecha formal de finalización de su mandato es el lunes 5 de diciembre, al cumplirse dos años como titular de la fuerza, continuará hasta el viernes 16 cuando se reúna el plenario de delegados para elegir a su sucesor. 



Según confirmaron a DyN voceros del senador mendocino, que hoy se encuentra enfrentado al espacio de Ricardo Alfonsín y más cercano al grupo de los intendentes liderados por Ramón Mestre y Víctor Fayad, en la elección respaldará al jefe comunal de Santa Fe, Mario Barletta, que suma consensos para presidir la UCR hasta 2013.



Sanz llegó a la jefatura del bloque radical en diciembre de 2005 y a partir de allí comenzó a construir poder en el centenario partido, donde logró imponerse al frente de la conducción nacional en diciembre de 2009, en un enroque con quien fuera su socio, el jujeño Gerardo Morales. 



El mendocino, que en un primer tramo tuvo palabras de respaldo para una eventual candidatura presidencial de Julio Cobos, en agosto de 2010 se inclinó por sumarse al flamante Movimiento de Renovación Nacional para impulsar la postulación de Ricardo Alfonsín. 



El entusiasmo por Alfonsín le duró poco y a fin de año anunció sus intenciones de promover su propia candidatura presidencial para romper la dicotomía Cobos-Alfonsín que cada vez tomaba más cuerpo en el seno del radicalismo para enfrentar al Gobierno nacional en octubre. 



El proyecto propio, que lo obligó a tomar licencia al frente del partido durante seis meses, terminó significando un dolor de cabeza para el senador que se distanció de gran parte de sus aliados, sobre todo cuando en abril optó por desistir de su postulación por la escasez de adhesiones que logró. 



Durante la segunda mitad del año, Sanz se dedicó a cultivar el bajo perfil, con pocas apariciones mediáticas, con declaraciones estrictamente sobre temas institucionales y alejado de la polémica, para evitar volver a quedar en el centro de los cuestionamientos radicales. 



Sanz tiene pensado ahora "replegarse a su trabajo legislativo en un 100 por ciento", luego del trabajo que realizó para imponer a su candidato Luis Naidenoff al frente del bloque del Senado, que deberá alternar con José Cano en el 2013, un referente cercano a Morales.

Si bien desde su entorno insisten que Sanz pretende mantenerse como un "soldado raso", lo cierto es que continuará teniendo influencia en la bancada pero no tanto en el partido de donde ya se apartó hace varios meses. 



Su estructura quedará ahora reducida a seis senadores, entre los que se incluyen Naidenoff, Mario Cimadevilla (Chubut), Roy Nikisch (Chaco), Marta Borello (reemplazó al cordobés Ramón Mestre) y Juan Carlos Marino (La Pampa), más algunos aliados de su provincia desde la que intentará volver a tejer una estructura de influencia. 



En su último discurso en la Convención Nacional, que abandonó en silencio antes de producirse los incidentes que luego cautivarían la atención mediática, Sanz advirtió que "no se trata de negar una derrota pero tampoco encerrarnos en un círculo vicioso, como si en vez de un partido de gobierno fuéramos solo una mera maquinaria electoral". 



En todos los estratos partidarios se repite un análisis similar, pero por ahora no se ha podido superar el impacto que significó el tercer puesto de Ricardo Alfonsín, que volvió a reaparecer en las definiciones de los bloques legislativos de esta semana con la reaparición de nuevos reproches y pases de factura.
Fuente: 
(*)DyN