Miércoles, 30 Noviembre, 2011 - 13:18

El argentino asesinado en Brasil era un hampón buscado en Misiones

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El sujeto apareció muerto a balazos en un coqueto barrio privado de Guarujá, donde hace poco compró una casa la estrella brasileña Neymar. Estaba prófugo por cometer crímenes en nuestro país.

El cuerpo del argentino muerto a tiros en una casa en Jardim Acapulco, en Guarujá Brasil, fue reconocido por sus familiares. Durante el testimonio en la delegación policial en la sede de la localidad brasileña, la policía descubrió que usaba nombre falso. Gabriel Alejandro González era en realidad, Fabiano Alejandro Digliese.



La muerte de Gigliesi ocurrió en un condominio de lujo en la región de playas de Guarujá, en San Pablo, Brasil.



Recién este miércoles, autoridades brasileñas confirmaron la información de que el deceso se produjo "durante un asalto" en el cual participó el ahora difunto junto a otros dos argentinos y un colombiano, este último, también ultimado a balazos.



El cuerpo del argentino muerto a tiros en una casa del barrio Jardín Acapulco, fue reconocido por los familiares que llegaron desde Argentina. Durante la declaración, en la Delegación, la policía descubrió que el muerto, quien hasta ese momento era reconocido con el nombre de Gabriel Alejandro González, era en realidad el delincuente más buscado de Misiones Fabiano Alejandro Digliese.



Según los familiares, Fabián trabajaba "con importación y venía siempre a Brasil. Él acostumbraba hospedarse en la casa de su pareja, en Balneario Camboriú, en Santa Catarina", dijo la madre que llegó especialmente desde Eldorado, Misiones.



Para el jefe de la policía de Guarujá, Claudio Rossi, el argentino era "una persona de conducta dudosa".



"Todo indica que él estaba aquí para hacer alguna cosa equivocada o que ya lo habría consumado. De repente era buscado en su país, por estar involucrado en crímenes y por eso usó documentación falsa", declaró el uniformado brasileño.



Un empleado de la casa, que fue encontrado atado de pies y manos, contó a la policía que estaba con su patrón y tres colegas suyos, todos argentinos. Antes del crimen, el colombiano habría salido para encontrarse con otros amigos.



Siempre según la versión de los pesquisas, el empleado sostuvo que luego "los argentinos, dos de ellos armados, pasaron a agredirlo y lo ataron. Ellos querían el dinero que había en la casa. El empleado fue obligado a tomar un comprimido y se durmió", señaló Rossi.



Entre los objetos encontrados en el lugar del hecho, se incautaron 2.320,00 reales. Durante la investigación la policía logró las imágenes por el sistema de vigilancia, dos de los argentinos huyeron en un vehículo de paseo.



El auto fue encontrado abandonado en una calle del barrio de Ensenada.
Fuente: 
Crónica