Sábado, 26 Noviembre, 2011 - 10:36

Crimen en el barrio Los Troncos: 23 años de prisión a sicario

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La Cámara Segunda en lo Criminal de Resistencia condenó a 23 de años de prisión efectiva a Gustavo Encina por el asesinato de Fernando Rodas, ocurrido en la mañana del 8 de noviembre de 2010; al encontrarlo culpable del delito de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”.

De esta manera los jueces Raúl Yurkevich, Lidia Lezcano de Urturi y Víctor del Río emitieron la sentencia 203/11 en el marco de la causa 1-38227/10 “Encinas, Gustavo Leonardo s/ homicidio agravado p/ uso de arma de fuego”.



EL HECHO



Tal como quedó demostrado durante las audiencias de debate, el 8 de noviembre de 2010, a primeras horas de la mañana, Encina y otro hombre llegaron junto a Rodas a un terreno baldío ubicado en proximidades de la calle Alemania al 700 del barrio Los Troncos.

Allí, luego de mantener una discusión, el homicida efectuó un disparo revolver calibre 45 a la cabeza de Rodas que impactó en la regional temporal izquierda de su cabeza desde una distancia no mayor a quince centímetros, tal lo demostraron las pericias forenses.



LA PALABRA DE LOS JUECES



A lo largo del juicio fue quedando a la luz lo que el juez Del Río definió como “una organización tendiente a posibilitar salidas ilegales de personas detenidas con el consentimiento policial con la finalidad expresa de cometer delitos contra la propiedad y vinculadas al tráfico o venta de drogas”.



El magistrado aseguró en su voto que “esta serie de privilegios, ha sido una manifestación conteste en todos ellos, donde además para arribar a esta conclusión el tribunal no se basa solo en dichos de los testigos detenidos, sino que se ha acreditado con lo actuado que ciertamente se registraron llamadas telefónicas mediante celulares con personas detenidas, aparatos telefónicos que esta prohibido facilitar a los internos. Los privilegios en cuanto al suministro de drogas y alcohol se ha traslucido en las llamadas” que fueron transcriptas en la sentencia.



En un tono igualmente crítico, Yurkevich calificó como “deplorable” la actitud y el accionar de la representante de la Secretaría de Derechos Humanos L.L.S., quien tuvo en su poder un video en el cual Encinas dejó sentado todo lo acontecido. Allí, según se supo en el debate, por sugerencia de su hermano grabó que “a él lo mandaron, que le pagaron por lo que hizo y que el que comandaba todo acerca de la droga, era el comisario R.P. de la alcaidía”.



Sobre este punto el juez precisó “no me cabe la menor duda que el video… existió, que fue esta señora la depositaria… que se lo entregó al comisario…y que ello demostraría que existía una relación no compatible con sus funciones entre ella y dicho comisario”.



También respecto al sentido unívoco de las declaraciones de los testigos se refirió Lezcano de Urturi al señalar “no solo los dichos del acusado, las constancias de las escuchas telefónicas lo incriminan sino que se cuenta con testimonios objetivos e imparciales de los ocasionales vecinos que escucharon el disparo, vieron en primer lugar tres personas ir para la zona de la laguna y regresar a tan solo dos de ellas, y teniendo presente que una de ellas fue, indudablemente el fallecido, la otra Encinas y el tercero C.R., quien curiosamente no fue traído a juicio, con el jefe de la organización, por así decirlo, R.P. y su segundo el interno A.”



Por último los jueces ordenaron remitir copia de la sentencia al ministro de Gobierno, a los jefes de Policía y Servicio Penitenciario Provincial y al Procurador General para que “tomen conocimiento de algunos aspectos destacados en la sentencia y que guardan relación con circunstancias de alojamiento, permisos especiales, presos con privilegios, introducción de mercadería y medios de comunicación prohibidos, así como la actuación que les cupo a determinados policías mencionados en la misma”. Al mismo tiempo solicitaron que la fiscalía de investigación se aboque a precisar la participación en el hecho a C.R., R.P. y A.S.; y profundizar las pesquisas sobre la existencia y contenido del video grabado por Encinas.