Viernes, 25 Noviembre, 2011 - 14:05

Opinión de nuestros lectores
Bonfanti con una clara actitud elitista

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Pensé una y otra vez cuáles eran los verdaderos motivos para que alguno exprese algo que pudiere incluir un claro menosprecio hacia mucha gente y sin motivo que lo justifique salvo el tratar de desprestigiar a alguien, en este caso un adversario político.

Primero debo dejar en claro que las expresiones del Ingeniero Bonfanti, en éste caso particular, hacia el Maestro Mayor de Obras Martínez denotan una clara actitud elitista de la cual no voy a sorprenderme ya que considero que el Municipio tiene rasgos autoritarios y demagógicos desde la cabeza a los pies.



Es verdaderamente lamentable que un funcionario político ponga en dudas la capacidad de alguien por su mayor preparación académica y que, supongo, representa el sentimiento de otros que comulgan su ideología. ¿Cuánto atorrante o incapaz suelto con título anda por ahí? ¿Cuántos empresarios exitosos de la construcción no son Ingenieros?



Supongo que el Municipio honrará sus dichos y tendrá cientos y cientos de universitarios que trabajan arduamente día a día. Los sin título “go home” o serán tratados como “empleaditos” de segunda o tercera sin aspiraciones a crecer en el futuro.



Esos, los “preparados”, parece serán los únicos capaces de desempeñarse como corresponde en áreas importantes. Supongo que, a partir de los dichos, los egresados de las escuelas técnicas y sus familias estarán felices pensando que sus estudios no le permitirán llegar a ciertos trabajos o espacios que están vedados para quienes no sean “profesionales universitarios”.



Los cargos políticos, representativos, son uno de ellos tal ocupa el Ingeniero. Por fuera de la ironía y del rechazo lógico a los dichos, repudio el intento, por parte de quien sea, de menosprecio hacia todos aquellos que con esfuerzo han estudiado, incluso hasta donde pudieron, y hoy son trabajadores, algunos más exitosos que otros, que pueden desempeñarse dignamente en forma particular, en empresas o industrias.



Este pensamiento sectario, elitista, algo “peludo” y hasta oligarca no nos debe preocupar, coexisten con nosotros personas que piensan en otra Argentina, esa del voto calificado, de gobiernos anti populares, de imposiciones, de personajes que valen por el papel y no por lo que son.



Personas que quizás extrañan tiempos lejanos, que no quieren que el humilde crezca pues así lo mantienen sometido, que no aceptan la distribución de la riqueza y que no sienten la justicia social como un derecho de todos. Para el final pongo a consideración una imagen recordada por todos los argentinos, una sola de las muchas y que no distinguen partidos políticos, un helicóptero huyendo de la Casa Rosada.



Ahí sentado iba un profesional universitario y era, aparte de inútil, el Presidente. Me parece que el encono y menosprecio hacia alguien por ser nada más que “maestro mayor de obras” y, lo más terrible supongo, peronista y “de pelo medio oscuro” habla poco bien de quien lo haya emitido aún sea fiel a su pensamiento y el de sus pares.



Eso sí, suerte que la democracia lo permite y no como en otras épocas. Ante el “desliz” creo que lo mejor es la reflexión y la disculpa hacia todos los agraviados. El supuesto poder, pasajero, no es sinónimo de impunidad aunque a muchos les parezca que sí.



(*) Secretario General del gremio docente AMET