Viernes, 25 Noviembre, 2011 - 12:13

Correo de nuestros lectores
El valor de la mujer

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Si transitáramos los pasillos de la historia veríamos como la mujer siempre estuvo relegada del saber y del poder. Atornillada solo a todo lo doméstico y a la crianza de los hijos. El trabajo fuera del hogar estaba prohibido.

Ya que era el hombre quien sostenía la familia. Las mujeres solo participaban en lo que sean faenas agrícolas, o como sirvientas, mancebas, lavanderas de conventos, nodriza y parteras. 



El cristianismo afianza la creencia que Eva es la culpable del pecado original. De este modo un simbolismo instrumentado desde el clero, el de haberse dejado seducir por la serpiente a comer del fruto prohibido. La condena a ser la causante de instalar el pecado en el mundo.



Durante el siglo VI en el Sínodo de Macón se analiza si la mujer era un cuerpo solo o un cuerpo con alma, a excepción de María que complementaba ambos. Cuestionado esto durante el Concilio de Nicea se determino que si el antiguo testamento dice que en el principio Dios creo al hombre y los creó macho y hembra , y los llamó Adam que significa "hombre de arcilla", para ambos géneros. Se llegó a la conclusión , que la mujer si tenia alma.



Luego la historia se fue ensuciando en su largo caminos de relatos.

La mujer, quedó marginada y las libres pensadoras y sabias, detenidas por conspiradoras o quemadas por hechiceras.



Sin embargo en todos los tiempos, hubo brillantes excepciones, que saliendo de los cánones que la sociedad les imponían, se convirtieron en algo más Es el caso de Hipatia, la primer mujer matemática, astróloga y física (siglo IV)que daba clases de filosofía y matemáticas en al Biblioteca de Serapeo, que conservaba lo que quedó de la destruida Biblioteca de Alejandría .



Fue asesinada por un grupo de cristianos y luego quemada. Considerada una bruja peligrosa por el obispo de Nikiu. Otro ejemplo de mujeres que sobrepusieron a los cánones de su época fue Elia Eudocia, esposa de Teodosio II fue en el siglo V una reconocida escritora. También Erina y Safo ambas escritoras, poetas líricas, de siglos ante de Cristo.



En Atenas estaban las hetairas mujeres con amplios conocimientos y cultura artísticas. Eran el centro de las reuniones sociales y participaban en charlas políticas. Por ejemplo Pericles se dice que era asesorado por Aspasia, quien le iluminaba en sus conceptos a la hora de tomar decisiones importantes.



En Esparta, aquellas que eran consideradas ciudadanas se dedicaban a la música y al deporte sin abandonar los hijos. La madre de Alejandro Magno fue un núcleo central que alimento su fuego de poder para luego convertirse en el mas grande de la

historia antigua. Sin olvidar a la Gran Cleopatra que gobernó Egipto y conquistó Roma con su lujuria .De amante de Julio Cesar y luego de Marco Antonio. Trajo graves consecuencias políticas al imperio Romano.



Pero a medida que los siglo pasaron a las mujeres se le fue prohibiendo el acceso al conocimiento, llevados por mandatos religiosos a los dichos del apóstol Pablo que la mujer no podía aprender ni enseñar y debería permanecer en silencio.



En Roma la mujer dependía del padre y del esposo. No asistía a la escuela .Solo eran privilegiadas letradas, aquellas de clase acomodadas que pagaban preceptores particulares para sus hijas. Es llamativo ver como algunas "las señoras" burguesas no sabían leer ni escribir porque eso era una deshonra a su condición de dama.



Cuando en 1789 la Revolución Francesa regula los principios de igualdad, libertad y fraternidad no incluyó a las mujeres en ello, ya que el débil desarrollo de un movimiento feminista que se comenzó a gestar fue destruido por Robespierre.



Luego la educación fue colocándose en un plano de igualdad, acomodándose entre las clases altas hacia las clases medias y bajas. Las Universidades fueron abiertas para las mujeres, sin embargo la docencia seguía siendo exclusividad del hombre. Escollo

que tuvo que sortear la doctora en física Marie Curie quien diplomada en la Sorbonne al querer tomar la cátedra vacante por su esposo fallecido, venció criticas y oposiciones.



En las Provincias Unidas del Río de la Plata, la mujer estaba condicionada por la la piel y la sangre. La mujer blanca era la esposa. Con subordinación total al marido Mientras la negra, mestiza o india era la nodriza de la señora, la sirvienta y cocinera.

Los bienes que heredaba de sus padres pasaban al marido y al morir este solo heredaba una pequeña porción en comparación con sus hijos.



Muchas sobresalieron en la historia como Manuelita Rosas una hábil manejadora de los entre telones político. Ayudó a su padre Don Juan Manuel de Rosas en cuestiones de estado y dirigía mejor que nadie la diplomacia del poder. Mariquita Sánchez de

Thompson una anfitriona excepcional, se dice que enloqueció a Sarmiento, quien estuvo a punto de perder la compostura de caballero cuando estuvo frente a ella.



La espía que traicionó a los realistas Juana Moro de López, Manuela Pedraza que combatía como un hombre junto a su marido. La esposa de Moreno, la esposa de Cisneros, Remedios de Escalada, esposa de San Martín. Cada una en su rol ayudó a la causa de la revolución.



En cuestión de derechos, la ley 340 de 1869, que da nacimiento al Código Civil, hacía una distinción entre al mujer soltera de la casada. Esta última tenía una equiparación igualitaria a la de los menores adultos. Es decir incapacidad de administrar y disponer de bienes propios y gananciales. Solo el marido era su representante para todos los actos de la vida civil, es decir el que autorizaba la ejecución de sus actos.



Luego la ley 11357 solo concedió plena capacidad para el ejercicio de derechos y funciones civiles iguales al del hombre a la mujer soltera, viuda o divorciada. No así a la casada que se encontraba limitada aún en sus derechos patrimoniales a excepción de los adquiridos como fruto de su trabajo.



Posteriormente, en 1948 se establece la obligatoriedad de documento de identidad femenino lo que trajo como consecuencia el reconocimiento de los derechos políticos de la mujer con la instauración del derecho al voto. Merito de Eva Duarte quien avizoraba ser la primera mujer como candidata a un cargo público (vicepresidente).



Luego la ley 17711 de 1968 que consagra que la mujer mayor de edad cualquiera sea su condición de estado (soltera, casada, viuda o divorciada) posee plena capacidad civil. A excepción del domicilio de la casada, la patria potestad que sigue en el manos del

hombre, entre otras cosas. Hoy la patria potestad es compartida y ambos se encuentran en un pie de igualdad en derechos y deberes.



En 1991 surgió la ley 24012 de cupo femenino que regula la obligatoriedad de la inclusión de la mujer en las listas de los partidos políticos a elección y con "posibilidad de resultar electas" y la ley 23179 que elimina toda forma de discriminación contra las mujeres.



A pesar que la historia ha pasado bajos sus pies, de lo mucho que ha logrado en cuanto a sus derechos, aún persiste cierto condicionamiento por parte del varón, que la coloca en un plano de desmerecimiento. Tomada como objeto para vender cualquier producto, la convierte en el elemento central de toda publicidad, donde su cuerpo medio desnudo atrae las miradas para hacer el consumo más exquisitamente provocador a la observación masculina.



La mujer por más que ha ocupado espacios sociales, laborales, intelectuales aún sigue siendo considerada dentro de sociedades patriarcales como la nuestra que nació para la casa y para los hijos.



Conceptos muy arraigados en los cuales se hacen hincapié que la mujer depende del hombre para lograr cosas en la vida. Porque una mujer sola, es muy difícil que salga adelante. Y por más que profesionalmente llegue alto y sea eficiente y reconocida, puede que en su hogar su marido la descalifique. Y por ello, sufrirá el maltrato verbal o psicológico para debilitar su autoestima.



Porque a veces el hombre no perdona que la mujer lo supere en conocimiento, en escalafón, en trayectoria, en experiencia. Si es así tendrá que soportar su desprecio.



El 25 de noviembre se estableció como fecha en que se conmemora el día internacional de la "no violencia contra la mujer", con motivo de que un 25 de noviembre de 1960 en Santo Domingo tres hermanas, Minerva, Patria y María Teresa Mirabal que se oponían al régimen del dictador Rafael Leonidas Trujillo, fueron asesinadas brutalmente por sicarios que respondían a la orden del dictador, habiendo sufrido antes cárcel, violación y tortura al igual que sus maridos.



Las Mariposas como la llamaban, en su grupo de campaña, contra el régimen de su país es hoy un símbolo que representa la lucha de las mujeres contra todo tipo de violencia y discriminación hacia el género femenino. 



(*) Abogada