Jueves, 24 Noviembre, 2011 - 09:44

Carlos Martínez: "Negociaron la aprobación de la Ley de Ministerios por quince cargos en la Defensoría del Pueblo"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El legislador de Libres del Sur aseguró a Diario Chaco que inicialmente la bancada aliancista no tenía previsto acompañar el proyecto de ley de Ministerios, pero que tras negociar un “paquete” de cuatro normas con el oficialismo, terminaron votándola a libro cerrado. Dicho acuerdo incluía no sólo repartir 44 cargos de la estructura de la Defensoría del Pueblo, dejándole a Gustavo Corregido 8 (contando a dos secretarios), sino poner los nombres de quienes ocuparían esos cargos, en su mayoría familiares de legisladores y políticos.

“No critico que hayan nombrado familiares; el problema es que le hacen mal a sus propios parientes; les cargan una mochila que podría ser más liviana si les permitieran competir con un exámen frente a otros aspirantes; es gente que no tienen ni un día de antigüedad en la función publica”, lamentó.



Además señaló que es absurdo crear una planta funcional “con los nombres de quienes ocuparán los cargos”. Según Martínez, ninguna estructura creada por ley puede incluir nombres de las personas que la ocuparán.



LEY DE MINISTERIOS: EL VERDADERO ESCÁNDALO


Para Martínez es escandalosa la forma en que se aprobó la estructura orgánica de la Defensoría, pero la considera una moneda de cambio de la cuestión de fondo: la Ley de Ministerios, que la Alianza no pensaba aprobar y terminó haciéndolo a libro cerrado una vez se negoció el paquete de leyes entre los bloques mayoritarios.



“No sé si habrá antecedentes insititucionales de una ley de ministerios votada tan rapido, a libro cerrado, sin despacho de comisión (es decir, constituyendo al Cuerpo en Comisión) y sin debate alguno; es una vergüenza”, indicó y concluyó que “la ley de ministerios tiene cosas buenas, como la jerarquización de la subsecretaría de Derechos Humanos que ahora será Secretaría, pero otras cosas que deben ser discutidas en profundidad, y no aprobadas imponiendo la mayoría de las dos bancadas” en virtud de un acuerdo para asegurar cargos a familiares de los legisladores.