Lunes, 21 Noviembre, 2011 - 12:16

Correo de nuestros lectores
Resignificar la soberanía

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La mayor parte de las guerras de la historia universal se han dado por fines económicos salvo raras excepciones donde los beligerantes incluían motivos religiosos, pero siempre detrás de cualquier conflicto estuvo el interés de los países y sus gobernantes por defender la calidad y forma de vida de sus representados.

El combate de la Vuelta de Obligado no fue la excepción, ya que en aquel entonces el objetivo primario de cualquier nación y fundamento de cualquier conflicto bélico era la expansión de sus mercados. Concretamente necesitaban ingresar en América para poder vender los productos industrializados que sus países producían.



René Favaloro nos cuenta en esta historia: “Todo el paisano nuestro era vestido por los talleres ingleses el chiripa, las botas y el facón venían de Inglaterra mientras ellos eran profundamente proteccionistas”.



“Y en este punto hay que saber que en la época de la revolución Industrial si se sorprendía a un inglés exportando lana, perdía la mano derecha y si reincidía se lo ahorcaba, piensen ustedes qué pasaría con muchas de nuestras clases dirigentes que lo único que hicieron y los seguimos haciendo… la mayor cantidad de nuestras exportaciones esta en productos primarios”.



La vuelta de Obligado es un conflicto que culminó en lo bélico con una derrota y en lo económico con una victoria, pero que ambas solo han sido temporales ya que los desencadenantes del conflicto han insistido permanentemente de manera recurrente en el tiempo y que solo han mutado en sus formas.



Entender esto es entender que el Combate de la Vuelta de Obligado sigue teniendo las mismas implicancias en nuestro tiempo, a pesar de que han pasado casi 200 años de aquel 20 de noviembre donde el Gral. Lucio Mancilla enfrentaba a la escuadra Anglo Francesa.



Y la mejor muestra de ello es la pelea por la despenalización del aborto donde seguramente morirán miles y miles de argentinos: solo que esta vez no habrá ruido de cañones. Porque las guerras siguen estando y lo que solo ha cambiado son los instrumentos, pero las intenciones, las prácticas y los intereses de las naciones han sido y siguen siendo los mismos.



Antes los mercados y hoy los recursos naturales; antes con las galeras de guerra y hoy con campañas abortivas y de esterilización encubiertas en campañas de vacunación; antes con volantes, gacetillas, la imprenta y hoy con Internet, el Che y los Rolling Stones; antes por los ríos y hoy por el ciberespacio y aviones de la muerte; antes con las monarquías europeas - Rivadavia y ahora con Cameron – Obama – Cristina.



En su discurso por las conmemoraciones del 20 de Noviembre la Presidente nos invita a re significar la soberanía nacional diciendo que en la actualidad la soberanía se defiende haciendo crecer la economía, generando puestos formales de trabajo, generando mayor calidad educativa entre otros temas pero no es menos importante, ni menos cierto que mientras la economía crece nuestro desarrollo humano ha hecho un agujero en el piso del mismísimo infierno con una crisis moral fabricada en la sociedad de consumo, en la sociedad del poder, el tener y el placer.



En la Sociedad de la desorganización organizada. Y aunque en lo cierto, la definición no es completa ya que defender la soberanía no es adoptar legislaciones que despenalicen el aborto por presiones de organismos internacionales, no es destruir los mecanismos de defensa del país para vaciar las instituciones patrimonialmente, defender la soberanía no es endeudarnos hasta las manivelas para vendernos un progreso temporal.



Y habiendo reflexionado de este modo concluyo en que es imperioso encontrar el significado al día de la Soberanía Nacional en la sociedad de nuestro tiempo ya que entender aquel tiempo y sus hechos será entender porque nos pasa lo que nos pasa y así terminar, como dijo Jauretche, con este Infierno, “es pa todos la cobija, o es pa todos el Invierno”.



(*) Presidente del Partido Nacionalista Constitucional UNIR - Distrito Chaco