Domingo, 20 Noviembre, 2011 - 13:09

A Rodríguez Zapatero le gritaron "Traidor"
España: ya votó un tercio del electorado y el favorito Mariano Rajoy está "preparado para lo que quieran" sus compatriotas

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Unos 36 millones de españoles votan el nuevo Parlamento que designará al Ejecutivo. “Estoy preparado para lo que los españoles quieran y estoy a su disposición", dijo el candidato del PP, favorito en las encuestas. A Rodríguez Zapatero le gritaron “traidor” en su colegio electoral.

En las primeras elecciones democráticas sin la amenaza terrorista de ETA, los principales candidatos a la presidencia española ya acudieron a las urnas en una lluviosa mañana para gran parte de la Península Ibérica. El favorito en las encuestas, el lider del Partido Popular Mariano Rajoy, dijo que estaba "preparado para lo que quieran los españoles" y que esperaba una gran participación de los electores (en España, no es obligatorio votar) para lanzar "un mensaje para todo el mundo de primera magnitud". Las declaraciones del candidato del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, también versaron sobre la importancia del sistema electoral: "Los próximos cuatro años son importantes para nuestro futuro y en esas condiciones es cuando la gente vota las grandes decisiones".



El presidente saliente, José Luis Rodríguez Zapatero también fue uno de los protagonistas de la mañana. Se enfrentó a palmadas y abucheos por igual cuando acudió a su colegio electoral. “¡Presidente, presidente, presidente!”, coreaba el grupo más nutrido. No bastó para silenciar los gritos de una pareja: “Traidor, traidor, fuera al traidor!”. El mensaje de Zapatero a los periodistas fue en la misma línea: la democracia es la mayor conquista y "la máxima participación es muy positiva para el país y para el futuro". Las encuestas esperan que mucho de los votantes desengañados del PSOE le den su voto a formaciones tradicionales como Izquierda Unida, y otras más recientes como Equo y UpyD.



En medio de la fuerte crisis que cerca a Europa, casi 36 millones de españoles acuden desde las 9 (5, hora argentina) a las urnas para elegir a un nuevo Parlamento, que será el encargado de designar al nuevo gobierno, que según todas las encuestas será del conservador Partido Popular (PP), cuya misión será tratar de sacar a flote el país. Padas las 15 horas (10, hora argentina) la participación era del 37,87%, dos puntos y medio inferior a la registrada en las elecciones de 2008.



Los aproximadamente 23.000 colegios electorales habilitados para votar permanecerán abiertos hasta las 20 (16 de argentina).
A la incertidumbre económica que rodea estas elecciones, se le suma el clima lluvioso que acompaña a los votantes en buena parte del país, al menos, en las primeras horas de la jornada electoral.



En estos comicios, que inicialmente estaban previstos para marzo de 2012 y fueron adelantados por el presidente del gobierno saliente, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, se renovarán ambas Cámaras, el Congreso de Diputados, con 350 escaños, y el Senado, con 208. Estas elecciones suponen el adiós político de Zapatero, al que la crisis económica marcó el destino de su segundo mandato.



Con un desempleo galopante que afecta a cinco millones de personas, el 21% de la población activa, los últimos datos económicos colocan a España al borde de la recesión, mientras los mercados no cesan el acoso sobre su deuda, que desde hace días roza el límite del rescate.



El momento económico es, sin duda, crítico, y los ciudadanos parecen decididos a castigar por ello al gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que lleva como candidato al ex ministro de Interior Alfredo Pérez Rubalcaba. El gran beneficiado será el líder de la derecha, Mariano Rajoy, al que todos los sondeos adjudican una ventaja de entre 15 y 17 puntos sobre su rival socialista, lo que le permitiría obtener una victoria con amplia mayoría absoluta.



Rubalcaba, quien compite con el lastre de haber sido pieza clave del Ejecutivo de Zapatero en esta última etapa, cuando la situación económica empeoró y el líder socialista dio un giro hacia la derecha aprobando un ajuste que no sacó a España de la crisis y generó un fuerte descontento social, se encamina a sufrir la derrota más dura de su partido.



Si se confirman los resultados pronosticados por las encuesta, el PP de Rajoy no sólo gobernará el Estado con una amplia mayoría absoluta, sino también casi todas las comunidades autónomas y capitales de provincia, un poder jamás obtenido por ningún partido en España durante la democracia.
Fuente: 
Clarin.