Domingo, 20 Noviembre, 2011 - 12:55

Con destacada participación
Alumnos trabajaron en el Centro de Prevención de la Desnutrición Infantil

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Alumnos de la Tecnicatura en Atención de Menores en Riesgo Social del Instituto Cervantes, realizaron una pasantía como voluntarios en el Centro de Prevención de la Desnutrición Infantil y Promoción Humana FUNDECCH, en el barrio Matadero de Sáenz Peña. Resaltaron la importancia de la experiencia el futuro profesional. Y por su lado, integrantes del Centro agradecieron la participación de los 13 alumnos.



“La experiencia fue favorable porque logramos adaptarnos a las actividades que nos habían propuesto, como alumnos del Instituto Superior Cervantes
nos benefició porque comenzamos a tener contacto con los menores, con los padres.



Pudimos adoptar las técnicas y estrategias que nos fueron enseñando en estas residencias, fue
muy favorable porque de la teoría a la práctica hay mucha diferencia, por ahí es mucho más fácil la teoría, pero cuando uno está en el terreno es más difícil poder desenvolverse o poder solucionar un problema en el acto, en cambio en grupo logramos complementarnos entre todos y poder lograr una solución en conjunto”, dijo
Soledad Silva
que cumplía funciones en la atención de niños de 0 a 3 años.



Rosario Vergara trabajó con el grupo de madres (junto con dos jóvenes más) en el taller de costura: “las madres desde el inicio de este Centro realizaron distintas manualidades, confeccionaron muñecos de trapo, se confeccionaron delantales y cofia para la cocina, se realizaron bolsitos de tela para que puedan llevar la mercadería; todas trabajaron con mucho entusiasmo”, señaló.



La estudiante resaltó el beneficio que tiene para cada uno de los alumnos este tipo de residencias “nos beneficia mucho porque uno tiene un trabajo de campo, sabemos cómo interactuar con las madres, ellas a su vez nos recibieron de una manera muy especial, nos hicieron sentir muy bien, nos trataron con mucho respeto y cada
vez se interesan por aquellas cosas que le podemos seguir enseñando para el beneficio de ellas”, señaló la voluntaria.



Rosario Vergara dijo que luego de cinco meses de intenso trabajo les quedaba
una base solida para saber el día de mañana como manejarse si tienen que ir a trabajar en otra institución con los padres o con los niños.



Alejandro Nochetty
y Alexis Thomas de la localidad de Quitilipi coincidieron en señalar que el beneficio personal y profesional fue altamente positivo. Destacaron el trabajo del coordinador del Centro Prof. Javier D. Peralta, porque por
intermedio de él estamos realizando esta residencia, siempre está observándonos, mostrando las cosas que tenemos que hacer.



“Nosotros a partir de esto vamos a
adquirir experiencia, es una carrera nueva que recién la están conociendo, lo que rescato de esta experiencia es que pudimos aprender,
al igual que las madres, acerca de una serie de talleres;
y a los chicos hacerlos jugar, leerles cuentos, estimularlos de distintas maneras”, señalaron los jóvenes.



Pequeños papeles, grandes actores



El Centro de Prevención de la Desnutrición Infantil y Promoción Humana FUNDECCH quiere expresar su agradecimiento al Instituto Superior Cervantes y muy especialmente a los trece (13) estudiantes de la carrera Técnico en Atención de Menores en Riesgo Social, por los servicios prestados en el Marco Acuerdo de Voluntariado Social. “Nos honra ser considerados centro de formación para futuros profesionales”, destacó el coordinador del Centro profesor Javier Peralta, al tiempo que hizo mención a una frase del Dr Abel Albino: “no existen papeles pequeños, sino actores mediocres”, y los alumnos han actuado como grandes protagonistas en la lucha contra la desnutrición infantil, y esperamos reencontrarlos pronto ocupando otros papeles, pero siendo los grandes actores que hoy pudimos disfrutar”, destacaron los integrantes del
Centro de
Prevención de la Desnutrición Infantil
del
barrio Matadero