Miércoles, 16 Noviembre, 2011 - 10:07

Esta vez no habrá consenso
En la UCR recrudece el internismo y todos quieren poner a sus delfines

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

A escasas cuarenta y ocho horas de la Convención Nacional en la que se resolverá la sucesión de Ernesto Sanz en la presidencia del partido, cada sector postuló informalmente a su candidato: el alfonsinismo a Juan Manuel Casella, la Liga de Intendentes a Mario Barletta (“le gusta” al propio Sanz) y el cobismo a Sandra Rioboó. Oscar Aguad, por su parte, quiere que la renovación se incline o bien hacia el binnerismo, o bien hacia el macrismo. Él es amigo de Macri.



Sin consenso para la sucesión de Ernesto Sanz al frente del partido, el alfonsinismo propone a Juan Manuel Casella, mientras que la Liga de intendentes piensa en Mario Barletta. Desde el cobismo, postulan a la diputada Sandra Rioboó, y advierten sobre una posible alianza con el macrismo



Son días de ebullición en la Unión Cívica Radical. A dos días de la Convención Nacional, que iniciará el camino para la renovación partidaria, los distintos sectores juegan sus cartas, con proyectos que ponen en cuestión el futuro político de la fuerza.



“A mí me gusta Mario Barletta, el intendente de Santa Fe”, disparó ayer Ernesto Sanz, quien en los últimos días se mostró muy cercano a la denominada Liga de intendentes, que encabeza el cordobés Ramón Mestre.



El actual titular del partido descartó que quiera mantenerse en el cargo, y rechazó una propuesta que hace tiempo le hizo Gerardo Morales para "trocar" su cargo de presidente del bloque radical en Senadores.



El alfonsinismo, en tanto, se reunirá hoy para terminar de definir la posición que llevará al encuentro del viernes y sábado, pero ya adelantaron que lanzarán a Juan Manuel Casella para presidir la fuerza.



Casella, quien fuera ministro de Trabajo de Raúl Alfonsín, reconoció que tiene “ganas de conducir el partido” y dijo estar “capacitado”. “Tengo experiencia y algunas ideas para superar la situación que vive el radicalismo, que es parte de la misma situación de anomia que existe en el sistema de partidos”, sostuvo en las últimas horas.



“Lo peor que puede ocurrirle al radicalismo es que la Convención se ponga a discutir una cuestión de organización. Hay que discutir política y hacerse cargo de los errores políticos”, señaló, por su parte, Leopoldo Moreau.



Alejado de la conducción partidaria desde hace 10 años, Moreau disparó con munición gruesa contra las actuales autoridades. “Esta conducción ha quedado agotada”, sentenció.



Uno que apuesta a acercarse a otras fuerzas es el senador Oscar Aguad. Con una estrecha relación con Mauricio Macri, el cordobés aseguró que "necesitamos dejar la vieja propuesta y renovarnos, para seducir al electorado que hoy está con Macri o con Binner". Aguad también "juega" para los intendentes en contra del alfonsinismo.



Más allá de los dichos públicos y las negociaciones privadas, hasta ayer, el único sector que había presentado un proyecto ante la convención fue el sector que responde al vicepresidente Julio Cobos. Con la firma de media docena de delegados, propone renovar la carta orgánica del partido y puso como fecha límite el 30 de abril.



Este sector quiere que la actual diputada Sandra Rioboó sea la titular del radicalismo. Pero su figura genera un fuerte rechazo, ya que en las últimas elecciones fue candidata a Senadora nacional por el Frente Amplio Progresista, lo que, sostienen, la inhabilita como delegada partidaria.



Rioboó, quien desde hace algunos días hizo público su intención de presidir el partido, levantó la voz y advirtió que "si no se discute el rumbo del radicalismo, terminan con Macri". "Hay dos proyectos en pugna en la UCR: la derecha radical contra el progresismo", aseguró.
Fuente: 
Infobae.