Lunes, 14 Noviembre, 2011 - 07:35

Destrozos, heridos, apuñalados y un condenado
Se cumplen tres años de los violentos incidentes de la Peatonal

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El viernes 14 de noviembre de 2008 la Peatonal de Resistencia fue escenario de una batalla campal entre vendedores ambulantes y empleados municipales. En el medio, pseudo dirigentes sociales y periodistas que cubrían los acontecimientos. A raíz de los enfrentamientos, resultaron con heridas de arma blanca Walter Martínez, trabajador del municipio y el periodista Fabricio Glibota. El agresor de Martínez, Carlos Maciel, fue condenado a 5 años de prisión, en tanto que en el caso de Glibota no hubo detenidos, y con la investigación estancada todo apunta a que el hecho quedará impune.

El clima de tensión en los días previos entre vendedores ambulantes y municipales, estalló cuando,
trabajadores
comandados por el titular del gremio municipal, Jacinto Sampayo, se enfrentaron en pleno centro de Resistencia con los vendedores ilegales liderados por Juan “Pelado” Rossi. Destrozaron una camioneta, se arrojaron piedras y otros elementos dejando más de una vidriera rota.



En medio del desastre, hubo cinco heridos leves por balas goma y elementos contundentes. Párrafo aparte para el crimen, del cuál fue víctima el periodista Fabricio Glibota a quien le incrustaron una chuza en la espalda y
el empleado Walter Martínez que también fue apuñalado.




Luego de los vergonzosos hechos, hubo acusaciones cruzadas entre el Municipio y el Ejecutivo provincial, en ese momento Domingo Peppo era ministro de Gobierno. Además, para mostrar compromiso con el periodista herido, ambos se presentaron como querellantes en su causa.



Pasaron tres años, la investigación no tuvo avances y pese a que había decenas de personas en el lugar del hecho, aún se desconoce quien fue el agresor de Glibota.



Un final diferente tuvo el caso del trabajador municipal Walter Martínez. El acusado, Carlos Maciel luego de un largo proceso que incluyó su huelga de hambre por 60 días, hasta la
participación de organizaciones sociales que defendieron su inocencia, finalizó con la sentencia judicial que lo condenó a 5 años y 6 meses de prisión.



En este tercer aniversario, hasta el momento no se observaron meciones por parte de las autoridades que más allá del compromiso, no cargaron responsabilidades en los hechos.