Sábado, 12 Noviembre, 2011 - 17:52

Mató a un niño en un cibercafé
Condenado a 25 años escapó por tercera vez de la cárcel

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Un joven que está condenado a 25 años de cárcel por el crimen del niño Franco Campeggi, ocurrido en un cibercafé del partido bonaerense de Moreno en 2007, se fugó por tercera vez en el marco de esta causa, pero fue recapturado a las pocas horas, informaron fuentes de Gendarmería.

Se trata de Carlos Godoy (27), quien se escapó por la ventana de un camión penitenciario que lo trasladaba por la autopista Buenos Aires-La Plata, a la altura de Quilmes, y fue detenido por un escuadrón de Gendarmería cuando llevaba en una moto, por la fuerza, a un muchacho al que le había robado el rodado poco antes.



La captura se logró cuando integrantes del Escuadrón Seguridad Vial Autopistas Sur recorrían la autopista y a la altura del kilómetro 20, en el peaje Quilmes, observaron a dos hombres en moto y que el que iba sentado atrás estaba muy nervioso y llevaba un palo en la mano apoyado en la cintura del conductor.



Ante la presunción de un delito, los uniformados detuvieron la moto para pedirle la documentación a sus ocupantes y en ese momento, el acompañante salió corriendo con dirección a una villa cercana.



Los gendarmes lo redujeron y el joven se identificó como Carlos Antonio Godoy Lezcano, argentino, de 27 años, empleado, instruido y domiciliado en Morón.



En tanto, el conductor de la moto, de 29 años, manifestó que momentos antes, cuando circulaba por la avenida Iriarte, en Quilmes, Godoy lo abordó por la fuerza colocando la mano en la cintura, como si portara un arma de fuego, y le dijo que lo trasladara hacia la autopista.



Poco después, llegó al lugar un efectivo del Servicio Penitenciario, quien manifestó que minutos antes Godoy se había escapado por la ventana de un camión de esa fuerza, que lo trasladaba en forma conjunta con personal policial.



Relató que se enteraron del hecho cuando un conductor de un auto les alertó de que uno de los reos se había fugado del rodado por una de las ventanas laterales.



Godoy era trasladado desde la localidad de Florencio Varela con destino final en la Fiscalía de Morón, para cumplir un trámite, junto con otros detenidos de varias unidades carcelarias, explicaron los voceros.



El efectivo del Servicio Penitenciario reconoció a Godoy como uno de los internos que eran trasladados, por lo que fue recapturado y llevado a una comisaría de Quilmes.



El condenado cumple una sentencia a 25 años de cárcel en la unidad 2 de Sierra Chica por el crimen del niño Campeggi, pero además está a disposición del Juzgado de Garantías 1 de Morón, en una causa por robo agravado.



En el marco del expediente por el crimen del niño, esta es la tercera vez que Godoy se fuga, aunque siempre fue recapturado.



El 22 de septiembre pasado, se había escapado de la Unidad 39 de Ituzaingó cuando iba a la escuela del penal, tras saltar dos alambrados perimetrales para finalmente escalar el muro externo y llegar a la calle.



Poco más de un mes después, el 26 de octubre, le robó un auto a una mujer en Castelar, fue detenido y pese a que primero presentó documentación falsa, cuando le tomaron las huellas digitales se descubrió que era Godoy.



Su primera fuga fue tras su detención después del crimen de Campeggi, cuando se fugó del hospital Mariano y Luciano Vega, de Moreno, tras burlar a los custodios, colgar varias sábanas desde un ventanal y huir por la calle, aunque varios días después fue recapturado.



El hecho por el que está condenado Godoy ocurrió el 23 de septiembre de 2007 en un cibercafé ubicado en Potosí al 2600, de Villa Trujuy, en Moreno.



Franco jugaba en una computadora junto a su hermano y a otros clientes, cuando dos delincuentes armados ingresaron al comercio, robaron dinero y teléfonos celulares y, antes de escapar, uno de los ladrones efectuó un disparo que hirió al chico en la nuca.



Los asaltantes huyeron a bordo de una moto, mientras que el nene fue trasladado al hospital, donde murió.



En julio de 2010, el Tribunal Oral Criminal 2 de Mercedes condenó a Fernando Avallay (33) a la pena de prisión perpetua, al dar por probado que fue quien disparó contra el niño, y a Godoy a 25 años de cárcel, como coautor, ya que se comprobó que le pidió que disparara contra el chico.