Miércoles, 9 Noviembre, 2011 - 06:50

Suspendieron la demolición en Capital, para remover escombros y buscar a la persona desaparecida

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Las tareas de demolición del edificio de Bartolomé Mitre 1232, cuya parte posterior se derrumbó el viernes pasado, se suspendieron por orden judicial para buscar si entre los escombros está el cuerpo de un hombre denunciado como desaparecido, desde el día del hecho.

En tanto, vecinos de ese edificio que perdieron sus viviendas protestaron por los montos de los subsidios que empezaron a recibir de parte del gobierno porteño y denunciaron falta de información y las malas condiciones de los paradores que proveyó como alternativa el gobierno de la ciudad.



Mariano Madueña, hijo de Isidoro, el hombre de 74 años denunciado como desaparecido, amplió hoy su presentación y la fiscalía 38 ordenó que se suspenden las tareas de demolición, por lo que los operarios comenzaron a remover a mano y asistidos con perros adiestrados los materiales de construcción.



Las tareas se cumplen "en aquellos huecos y sectores que puede haber llegado a caer el cuerpo, con la asistencia de perros", dijeron voceros del gobierno porteño pero aseguraron que la demolición del edificio continuará igual.



"Tenemos focalizado cuatro o cinco puntos donde podría estar el cuerpo y ante cualquier vacilación de los canes rastrearemos allí, pero esta tarea no puede demorar la continuidad de la demolición", dijo a Télam el vocero.



Esta mañana llegaron al lugar tres ambulancias del SAME y se instalaron cerca de donde estaba el tanque de agua del edificio, donde se presume que puede haber caído el cuerpo. Madueña presume que su padre, que sufre de una reducción de su audición, no escuchó la advertencia del portero del edificio y no advirtió el peligro de derrumbe y aseguró que pese a que el ministro Guillermo Montenegro le dijo que trabajaba en el tema "no hay indicios del paradero de mi padre".



El funcionario recalcó que "se trabaja con una hipótesis clara de una persona desaparecida" y que "se aseguró las partes peligrosas del edificio por lo que la búsqueda de esa persona continuará toda la noche".



El jefe de gobierno porteño Mauricio Macri, quien apareció hoy por segunda vez tras el colapso del edificio del viernes pasado, dijo que enviará un proyecto de ley a la Legislatura porteña para "expropiar el edificio" derrumbado. Precisó que de esta forma dará a los propietarios afectados "el valor de bien que tenían" y responsabilizó a constructores a cargo de la obra por el hecho.



Consultado acerca de los bienes que perdieron las personas que vivían en el edificio derrumbado, Macri dijo que "se verá si podemos generar un sistema de compensación adicional porque cualquier juicio en esta situación lleva años".



Indicó además que la obra en construcción lindera al edificio derrumbado, "había recibido siete inspecciones" y que "la emergencia funcionó. Se logró que tengamos desaparecida una persona y no cientos de personas hayan quedado atrapadas".



En tanto, decenas de vecinos comenzaron a juntarse en torno a un trailer del Ministerio de Desarrollo Social porteño en donde comenzaron a entregarse subsidios de entre 300 y 400 pesos para las personas solteras y de entre 800 y 1200 para las familias directamente afectadas por el derrumbe.



Los vecinos cortaron hoy por algunos minutos la avenida Rivadavia y Libertad en protesta por los montos recibidos y aseguraron que "se deberían ampliar los subsidios a todos los damnificados porque todos fueron de alguna manera perjudicados, ya sea por pérdidas económicas como de horas de trabajo".



José Luis Abreu, de 48 años, quien vivía en uno de los departamentos derrumbados dijo a Télam que "los paradores del gobierno porteño son horribles, el olor es imposible, el de la Boca es un desastre".



"Luego fuimos al parador de Piedras y Caseros, por lo menos ahí nos dieron de comer" , dijo el vecino y añadió: "conseguimos un amigo que nos prestó una pieza". Agregó además que "mi mujer y yo tenemos dos nenas y nos quieren arreglar con 1.200 pesos, que tuvimos que agarrar porque era eso o nada, pero con esa cifra no podemos hacer casi nada, nosotros perdimos todo".



Giselle, quien es estudiante y vive en el edificio de Libertad 55, aseguró que piden subsidios "para todos los damnificados" y añadió "acá hay mucha gente que perdió todo, gente que sufrió daños emocionales, hay comercios que tuvieron que estar cerrados y trabajadores que no pudieron cumplir sus tareas".



La joven manifestó que "ahora nos quieren arreglar con subsidios de entre trescientos y cuatrocientos pesos, y no hacen dormir en paradores que están en pésimas condiciones".



En la Legislatura porteña, la Comisión de Planeamiento Urbano decidió hoy por unanimidad profundizar la legislación que determina los controles que el Estado debe realizar en las etapas de demolición y excavación de obras edilicias.
Fuente: 
Télam