Martes, 8 Noviembre, 2011 - 16:06

Sáenz Peña: joven denunció que un patovica lo agredió

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Se trata de Gabriel Gómez, de 22 años, quien presentó una denuncia en la Comisaría Primera. Sostiene que el domingo, en un local bailable de calle 3 entre 10 y 12, un patovica lo agredió y no permitió la entrada dado que “estaba mal vestido”.

Gabriel Gómez acompañado por un grupo de jóvenes intentó ingresar el domingo a las 4 de la madrugada a un local bailables ubicado en calle 3 entre 10 y 12 pero fue interceptado en la puerta por un patovica que le dijo que “no podía pasar porque estaba mal vestido” según declaró el joven. 



Gabriel, en contacto con Diario Chaco sostuvo que: “Tenía una camisa mangas cortas a rayas, pantalón blanco, zapatillas negras”. Les pregunté si había que pagar la entrada, pero en forma violenta solamente me dijo salí de puerta, andá a tu casa a vestirte bien, acá no vas a entrar”. 



Reveló que en ese momento pidió que pudieran ingresar sus amigos, dos chicas y dos muchachos, pero solo ingresaron las mujeres, porque “nosotros tres estábamos mal vestidos y por eso no podíamos pasar”, dijo. 



Explico Gabriel que “nos quedamos afuera unos minutos y al cabo de un tiempo intentamos nuevamente ingresar al local y pidieron hablar con otro integrante de la seguridad del boliche, pero también se lo impidieron. 



“En ese momento el patovica identificado como Diego González alias “Tontin” otra vez me echó de la puerta, entonces le pregunté si él estaba bien vestido, si me tenía que vestir como él para poder ingresar al boliche. Ese comentario le incomodó, se levantó del lugar donde estaba, salió a la calle y me dio una trompada en la cara que me partió el labio y me lastimó la nariz, y otro golpe en la cabeza detrás de la oreja” aseveró. 



Gabriel relató que solo se limitó a recibir estos golpes de puño de parte del patovica, porque “si reaccionaba o intentaba hacer algo, enfrentarlos iban a salir todos y hasta ahora iba a estar en el hospital internado con alguna costilla rota”. 



“Cuando mis compañeros vieron que me estaban pegando se acercaron como para separarlo y evitar que me sigan pegando, en ese momento salieron dos patovicas y le agarraron a mis compañeros del brazo y a mí el que me pegó, me tomo del cuello, prácticamente me estaba estrangulando y entonces vinieron el resto de la seguridad del local y lo llevaron adentro al patovica que me agredió”.