Jueves, 3 Noviembre, 2011 - 09:59

Opinión de nuestros lectores
No a la pena de muerte a los bebés

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En varios diarios de Argentina salió publicado: “El 1 de noviembre: En el Congreso y en la calle por el aborto legal, seguro y gratuito”, convocado por numerosas organizaciones, algunas legales y otras de hecho.

Esto en referencia a un proyecto de ley para despenalizar el aborto, que se debatiría en la Cámara de Diputados de la Nación.



Hablando en criollo: defienden el derecho a practicar un aborto matando bebés aún no nacidos.



Los fundamentos esgrimidos en su mayoría son:




  • “Afirmando nuestro compromiso con la defensa y promoción de los derechos humanos”.




En los últimos tiempos hemos visto un particular uso de los derechos humanos, que son declamados y practicados en un solo sentido, y lamentablemente son pocos los que tienen una visión global de los derechos humanos, que debieran ser para todos (incluídos los bebés, que son humanos), y no usados para satisfacer conveniencias políticas, económicas o ideológicas.




  • “Las mujeres tienen derecho a disponer de su cuerpo”


Estoy de acuerdo que todas las mujeres (y por qué no también todos los varones) tengan el derecho a decidir qué hacer con sus cuerpos, pero siempre que esa decisión no afecte la vida o salud de otro cuerpo.



Porque debemos ser responsables de las consecuencias de esas acciones cuando SÍ afecten a un tercero, en este caso a un bebé dentro del vientre materno.

Convengamos que aunque sólo sea la unión de un espermatozoide con un óvulo, es un cuerpo distinto al de la madre a la que está conectado.



Hablando claro: Las mujeres (y los hombres) que hoy reclaman la legalización del aborto, tienen derecho a tener relaciones sexuales, pero cuando a raíz de ello ocurre un embarazo no deseado no tienen derecho a matar a un bebé inocente, para escapar a la responsabilidad que significa traer una vida al mundo.




  • “No es delito abortar porque el feto no tiene derechos.”


Esto es lo mismo que matar al testigo para encubrir un robo.

Milito un Movimiento en Argentina en el que una de sus verdades dice: “Los únicos privilegiados son los niños” hayan nacido o estén aún en el vientre de su madre.



Recordemos que en la Latinoamérica no existe la pena de muerte para ningún tipo de delitos cometidos por civiles, pero aparentemente en nuestro país podría existir esta pena de muerte para los bebés que aún estén en el vientre materno, con el agravante que en este caso el bebé no cometió ningún delito.



Estamos hablando de un bebé que podría llamarse María o Martín, que aún dentro del vientre materno que tiene derecho a heredar una propiedad, pero no tiene derecho a la vida, y recordemos que internacionalmente el derecho a la vida está muy por encima del derecho a la propiedad.



El Artículo 19 de la Constitución Nacional Argentina, (y en concordancia con la de otros países del hemisferio) establece: “Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados…”.



Ahora, debiéramos pensar si es justo aplicar la pena de muerte, sobre este “tercero” distinto de su madre, pero aún dentro del vientre de su madre, por causa de un delito que él o ella no cometió.




  • “La mayoría del pueblo lo pide”


Últimamente existe la creencia que llamando a referéndum o sometiendo a la voluntad popular se pueden solucionar temas como este.



Lo interesante de esta propuesta es que los afectados por la decisión sobre si permanecen con vida o mueren, son los bebés en el vientre materno, y son los que no pueden votar ni expresarse.



“Se practican 500.000 abortos al año, y mueren 50.000 mujeres por esa causa”

Sería bueno saber de la fuente de esa información, porque según el censo 2010 existen 4.967.588 mujeres entre 15 y 30 años en nuestro país, de las cuales no todas están embarazadas. Decir que una de cada diez comente un aborto, es como mínimo faltar a la verdad.



El censo 2010 estableció que bajó la mortalidad en un 12,10 por mil respecto del anterior.



Entonces: ¿De dónde sacan esos datos sobre abortos?




  • Propuestas:


Fuertes acciones de prevención y contención.

Una posibilidad sería que el estado asuma la responsabilidad mediante un sistema de Pensiones y cobertura médica durante el embarazo y luego de nacer, si la madre aún no lo desea conservar, poner a ese bebé en lista de espera para adoptar.



Sería lógico que además de la contención económica esa madre y toda su familia tengan ayuda psicológica a cargo del Estado.





(*) [email protected]