Lunes, 31 Octubre, 2011 - 08:04

Según la Policía fue una emboscada de los correntinos
Batalla campal entre hinchas de For Ever y Mandiyú a metros del Puente General Belgrano

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Una descomunal batalla campal entre unas 100 personas, pertenecientes a las barras del Club Chaco For Ever y Mandiyú, se desató el domingo por la tarde, a pocos metros de la bajada del puente interprovincial General Belgrano, cuando dos micros que traían la hinchada visitante fueron emboscados y atacados a piedrazos.

Más tarde la Policía confiscó en los mismos micros apedreados una gran cantidad de cascotes que los barras también traían para defenderse, informaron ayer fuentes oficiales.

Fue cerca de las 16 cuando los colectivos que traían unas 80 personas desde la ciudad de Resistencia fueron interceptados por unos 20 simpatizantes locales del Club Atlético Mandiyú, justo cerca de un semáforo y sin que la custodia policial previera el hecho se inició un descomunal ataque desde los dos laterales de los colectivos. Piedrazos, palazos y luego golpes de puño en plena avenida 3 de Abril fue la clara muestra del otro lado del show futbolero. La violencia.



De inmediato, varios móviles policiales fueron despachados hasta el lugar, mientras los visitantes subían al colectivo y fuertemente escoltados por la policía correntina se dirigieron hacia las instalaciones del Club Atlético Huracán Corrientes, donde ayer por la tarde se disputó el cotejo que cerró con un gol para cada equipo.



Increíblemente, y algunos metros antes de llegar al estadio, los colectivos fueron demorados por la Policía, ya que desde el interior de los micros los barrabravas arrojaban piedras a los motociclistas que pasaban cerca de los vehículos que los conducían.



Fuentes policiales confirmaron que cuando llegaron al club desalojaron los micros y los hicieron bajar a todos. En el interior hallaron una gran cantidad de piedras que los visitantes habían traído desde el otro lado, sabiendo de una posible emboscada de los locales.



Efectivos policiales lograron detener ayer después a dos de los atacantes locales, quienes poseían ondas con los que dispararon piedras a los colectivos chaqueños. Fueron trasladados y alojados en la comisaría Primera.



A la llegada de la barra chaqueña a las puertas del club Huracán le siguió el bloqueo de muchos de éstos por parte de la Policía, ya que llegaron con alta graduación alcohólica, por lo que se les impidió la entrada, generando nuevamente algunos chispazos con los uniformados.



Otro detalle llamativo es que para el interior del estadio los organizadores sólo previeron no más de 80 uniformados, lo que causó malestar en la fuerza, teniendo en cuenta el calibre del cotejo, la rivalidad de las hinchadas y sus antecedentes. Afortunadamente los incidentes de afuera no se trasladaron hacia el interior del estadio, gracias al buen trabajo de los efectivo afuera de la cancha.



Según deslizaron allegados al club, adentro debían ser más de 80 los uniformados convocados para la seguridad. Tras dejar a todos sus ocupantes, los dos colectivos proveídos por la empresa “University Bus” volvieron hacia  Resistencia con algunas roturas en su estructura, producto de los piedrazos recibidos.



La histórica rivalidad entre Mandiyú y Chaco For Ever hace que en cada encuentro de estos equipos se prevea un operativo de seguridad especial. Contempla la espera de los colectivos que vienen desde la vecina provincia, hasta el acompañamiento de estos hacia el Estadio, todo se vigila puntillosamente. Evidentemente falló el operativo en algún punto, que no previó a los violentos que aguardaban a la parcialidad visitante en las adyacencias de la avenida, munidos de piedras y gomeras, dispuestos a emboscar a los hinchas chaqueños.
Fuente: 
Diario Época