Domingo, 30 Octubre, 2011 - 17:57

Sáenz Peña
Novedoso abordaje de la desnutrición en Matadero

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Desde abril de este año la Fundación para el Desarrollo del Centro Chaqueño (FUNDECCH) destina recursos y esfuerzos para el funcionamiento del Centro de Prevención de la Desnutrición Infantil y Promoción Humana FUNDECCH”. Este centro surge luego de la diligente tarea realizada por la fundación que comienza con el acercamiento a la Red CONIN.



 



Como primer paso se conformó una mesa de trabajo que estuvo compuesta por integrantes de distintas instituciones, organizaciones públicas y privadas de Sáenz Peña preocupadas por este flagelo. Los lugares de reunión fueron la sede de FUNDECCH ubicada en Mauricio Jaján Nº 582. Posteriormente se conformó el staff profesional, integrado por el Educador de Menores en Riesgo Social Prof. Javier D. Peralta, el pediatra Dr. Walter Salmón, la nutricionista Lic. Maria Emilce Sudria, la kinesióloga y fisioterapeuta Lic. Yanina Cano. Dicho equipo fue capacitado en el Hospital CONIN de Mendoza (único centro específico en la rehabilitación de niños desnutrido del país) y por la Red CONIN de promoción de la nutrición infantil con 16 años de experiencia en la temática.



A partir de un intenso trabajo se seleccionó al Bº Matadero para la localización del Centro, dadas las características socio-demográficas: no hay calles asfaltadas, el agua de red no llega, carece de sistema de cloacas, no cuenta con un Centro de Salud (el más cercano está ubicado en Bº Mitre). En tal sentido se realizó un acuerdo con la Obra Don Orione, quien puso a disposición las instalaciones de la “Capilla Virgen de Guadalupe”.



“Comenzamos a realizar valoraciones nutricionales a todos los niños que nos acercaban las familias, pero pronto nos dimos cuenta que necesitábamos mas información”, recuerda la Lic. Emilce Sudriá. “Lo primero que se hizo fue un trabajo zonal, porque necesitábamos tener datos fidedignos de cuál era la población con la cual se iba a trabajar fehacientemente y cuantos recursos se iban a necesitar”, explico el Prof. Javier D. Peralta coordinador de este centro.



Se convocó entonces a la Cátedra de Salud Publica de la Escuela de Enfermería y se realizó un censo zonal, dado que no se disponía de información actualizada. “Con los datos obtenidos pudimos dimensionar la empresa que tenemos por delante, cuanto recurso necesitamos y bosquejar los primeros planes de acción” explica el Dr. Walter Salmón, quien estuvo a cargo del operativo. “De esta manera sabemos que el barrio cuenta con aproximadamente 1200, de los cuales alrededor de 200 niños son menores de cinco años. Ya hemos valorado aproximadamente al 30%, pero necesitamos estudiarlos a todos” explica.



Una experiencia novedosa en la zona



El centro aborda cuatro aéreas de trabajo: Pediatría (seguimiento de estado general del niño y detección precoz de patologías), Nutrición (asistencia alimentaria, seguimiento estado nutricional, orientación a familia), Estimulación (detección precoz de patologías del desarrollo y estimulación infantil) y Servicio Social (evaluación del medio social, acompañamiento y seguimiento familiar, asistencia vestimenta y relevamiento de necesidades). “Abordamos íntegramente a las familias, atendiendo a las necesidades particulares de cada una. El equipo se reúne semanalmente, compartimos información y diseñamos el plan de acción de forma conjunta. De esta manera las estrategias de trabajo son consensuadas y conocidas por todo el equipo, concentrando esfuerzo” explico el Prof. Javier Peralta. “Hasta el bolsón de alimento que las familias acceden son elaborados teniendo en cuenta sus características y potencialidades, por lo que no hay un bolsón tipificado”.



En este sentido recordó que el Dr Albino, fundador de la Red CONIN afirma “para que Argentina sea una potencia mundial los próximos 35 años hay que hacer cinco cosas: nutrir al niño de los 0 a 2 años, educar a sus familias, dotarlas de agua, luz y cloacas”. El centro focaliza su accionar en los dos primeros aspectos: una vez por semana las madres traen a sus hijos a los servicios profesionales, participan de talleres de oficio y talleres para la salud y retiran el bolsón. “Las madres participan activamente, porque de nada sirve darle un módulo alimentario si no nos aseguramos que se preparen los alimentos como corresponden y se alimenten en condiciones mínimas”.



Además de asistir a los talleres, a los controles y ayudar con las actividades del centro, las familias pagan un bono contribución. “De esta forma los padres y madres saben que tienen que poner de ellos para que la situación cambie, todos tenemos que dar de nuestra parte para que las cosas funcionen” explica Lic. Cano.



Se destacó además que a lo largo de estos siete meses “está sucediendo algo muy lindo en este centro, vemos que cuando se junta la sociedad civil y las instituciones públicas, trabajando en un mismo objetivo (disponiendo sus recursos), se pueden lograr cosas muy bellas” reconoció el Prof. Peralta.



Como ejemplo menciona a que gracias a las autoridades del ministerio de educación, Director Regional Prof. Carlos Pereyra y la Supervisora de Adultos profesora Encarnación Zafra funciona desde hace 5 meses un anexo de escuela para adultos donde asisten regularmente las madres del centro, además se dispone de una Asesoría Legal a cargo de la Dr. Cristina Gómez, especialista en Violencia Familiar (quien brinda sus servicios de forma voluntaria). Por último tenemos a la becaria Rita Jimenez (estudiante de Trabajo Social en período de elaboración de tesis – becada por FUNDECCH) que integra el área social y a la vez cuenta con una colaboración de la Municipalidad de Sáenz Peña para que pueda cumplir dicha función.