Viernes, 28 Octubre, 2011 - 15:45

Sáez Peña
Piden la preservación de la escuela José Bergallo

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Desde la Dirección de Promoción de la Cultura de Sáenz Peña piden que se "refaccione el CEP Nº 39 Escuela “José Bergallo” respetando el patrimonio y la identidad del pueblo saenzpeñense. Así lo advirtió Alicia Gaña, quien se encuentra al frente de la dirección.

Alicia Gaña, historiadora y directora de Promoción Cultural de la Municipalidad de Sáenz Peña, ante el deterioro del edificio de la Escuela “José Bergallo” convocó a las autoridades competentes a compatibilizar la identidad de una población con la educación de sus miembros.



Sostiene la funcionaria que “lo importante de la conservación y restauración es que quien 'entra' en un lugar 'lo sienta'. Y se siente a partir de lo espacial; de la percepción de la distancia entre la propia mirada y las paredes, el pisar los mismo pisos con todo el valor de su vetustez”.



“El edificio en el que hoy funciona la Escuela Bergallo está profundamente vinculado a la historia de los saenzpeñenses: fue la primera Sala de Primeros Auxilios del pueblo. Era también la vivienda familiar del enfermero a cargo, Diego López Castro. Allí se desempeñaron los primeros médicos. Entre ellos dos que merecieron imponer sus nombres a salas de atención en barrios, tales el Taboada y el doctor Braillar Poccard. Recién en 1934 Sáenz Peña contó con un hospital, que era de carácter municipal, pero la sala siguió funcionando mucho más tiempo” recuerda.



Posteriormente “el edificio pasó a ser, más adelante un edificio escolar: allí funcionó una escuela primaria, el Departamento de Aplicación, donde practicaban los futuros maestros, y la Escuela de Comercio Nocturna, de adultos. Incluso en la escuela se instalaron aulas prefabricadas que eran de madera y tenían pisos de tierra”.



FALSA DICOTOMÍA

“Ante la manifestación, con corte de calzada, producida frente a la escuela el día 27 de octubre, motivada por la necesidad de atender la situación de deterioro del colegio, con pancartas que solicitaban instalaciones seguras, surge la pregunta: ¿Por qué conservar algo tan viejo y no respetar el derecho de los jóvenes a tener una educación digna en un ambiente saludable?



ES QUE 'TAL ANTINOMIA NO EXISTE'

1) Por un lado: el edificio debe ser conservado como una unidad pues los bienes, sean muebles e inmuebles (objetos o construcciones), nos transmiten en forma directa los recuerdos del pasado y nos ayudan a transmitir la memoria colectiva. El conjunto de ellos (medallas, libros de actas, edificios, etc.) forma el Patrimonio Cultural Ciudadano.



Este posee un enorme valor como elemento aglutinante que permite identificarnos como saenzpeñenses. El sentido de la conservación de un edificio se refiere a algo mucho más profundo y amplio que el mantenimiento de su fachada.



2) Por el otro: la educación debe ser prioridad de todo gobierno.

Las autoridades competentes deben hallar una solución que compatibilice ambos valores a custodiar:

a. La identidad de una población.

b. La educación de sus miembros.



El edificio de la escuela consta de dos partes: la parte histórica, que DEBE SER restaurada y que podría reservarse como área administrativa y una parte más moderna que se construyó en etapas; aproximadamente en 1980, una serie de aulas que dan a una galería, 10 años más tarde una estructura para planta alta y en 2003 las aulas de la planta alta.



Todo el edificio debe ser dotado de seguridad y comodidad con sistemas eléctricos nuevos, mobiliario, etc.



Muchas pueden ser las soluciones para la comunidad educativa de esta escuela: desde la edificación en altura sobre la parte moderna existente hasta la construcción de una escuela totalmente nueva en otro emplazamiento. Esta última solución requiere un estudio que determine a qué barrios pertenecen los alumnos que a ella concurren.



Por otra parte, no puedo dejar de mencionar que, de acuerdo a las exigencias técnicas de infraestructura escolar, la actual localización de la escuela 'no permite' el pulmón aeróbico necesario que debe ofrecer un establecimiento educativo de tan alta matrícula: se encuentra en pleno centro de la ciudad (a 200 metros de la calle principal), junto a un edificio de altura como la D.G.I., en una manzana de alta densidad de edificación.



Viene al caso recordar que el Registro Civil Nº 1, de calle Laprida entre 16 y 18, fue arreglado sin respetar su valor histórico. Se trataba de una “casa chorizo en espejo”, que en sus orígenes estaba dividida por un muro medianero y poseía un aljibe que se compartía entre las dos familias. Fueron eliminadas las cenefas y reemplazadas por una loza, fue derribado el aljibe, etc. Existían muchas soluciones técnicas para conservar la estructura del local y dotarlo de salubridad y comodidad.



Por último, para evitar futuros arrepentimiento, convoco a renovar nuestra mirada sobre sitios de nuestra ciudad asignándoles el valor histórico, cultural o arquitectónico que poseen; a fin de darnos cuenta de que no son sólo ruinas despreciables y buscar soluciones más acordes a las necesidades y a los nuevos tiempos.



No sigamos destruyendo lo que poseemos, pues estaríamos devastando los elementos que sostienen nuestra propia identidad" afirma Alicia Gaña,

Directora de Promoción Cultural de la Municipalidad de Sáenz Peña.