Viernes, 28 Octubre, 2011 - 13:45

"¿Puso plata el gobernador? Sí, puso"

La frase pertenece al presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas del Chaco, Aarón Aisemberg. Durante su discurso por la inauguración de la remozada sede de la entidad, que demandó unos $ 6 millones de inversión, se despachó ante los cientos de asistentes que se habían acercado al auditorio: “Ahora viene la pregunta que todos se están haciendo hace rato: ¿Puso plata el gobernador? Sí, puso”.



Mientras el contador Jorge Capitanich, sentado a escasos metros, miraba a Aisemberg con curiosidad, estalló una ovación. Incluso se escuchó algún “¡Humille Coqui!”. Cuando todos se calmaron, el orador completó la frase: “Puso plata… como todos los contadores que pagan su matrícula”.



Y es que el mandatario se tomó la empresa de sus colegas como algo personal: colaboró con todo lo que estuvo a su alcance, los asesoró y en ningún momento quiso que le atribuyeran mérito alguno. Eso sí, lo que es plata, salvo por el pago religioso de la matrícula, no puso: los $ 6 millones, afirmó el propio Aisemberg, son recursos del Consejo, a su vez financiado por el SIPRES, el ente previsional de los contadores.