Viernes, 28 Octubre, 2011 - 11:02

"Seguridad" sin control
Carlos Martínez: "Salvo los represores de la dictadura, en democracia casi no existen condenas por torturas de la policía"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El diputado en 2009 proyectó la creación de un Organismo Civil que juzgue a los policías denunciados por apremios ilegales, y un Comité contra la tortura. El primero está congelado y el segundo no se aplica. Explicando a DiarioChaco.com las aristas de la situación, Martínez indicó que ninguno de los efectivos de la Comisaría Séptima involucrados en el incendio y muerte de dos detenidos fueron procesado, sino que se ordenó un traslado provisorio. También, habló de una investigación realizada por Libres del Sur la cuál prueba que sólo el 5% del personal del 911, se dedica a la prevención de delitos, y los “otros buscan a pibes que toman una cerveza en la esquina”.

El legislador explicó que el primer proyecto se trata de una modificación de la ley orgánica policial, para quitar del OCIP (Organismo de Control Institucional de la Policía) todos los sumarios que tengan que ver con apremios ilegales, torturas y vejaciones; y que eso pase a depender de una inspectoría policial y penitenciaria conformada por personal civil.

“El proyecto recibió el visto bueno del Centro de Estudios Legales y Sociales, y hace dos meses había un compromiso de los bloques mayoritarios de apurarlo”. Pero hasta el momento no hubo novedades y sigue encajonado.



Por otro lado, el Comité de la Tortura está paralizado, “porque los bloques mayoritarios, no ponen acuerdan poner un representantes, están todos los representantes menos uno de la Cámara”.



"TRASLADARLOS HASTA QUE SE CALME LA COSA"




Estas iniciativas fueron postuladas por Martínez, como esenciales para revertir los casos de violencia policial. “Por apremios existen las sanciones penales y las administrativas. Muy rara vez se condena a alguien por el delito de tortura, salvo los represores de la dictadura, en democracia casi no existen condenas por ese tema”. En cuanto a la sanción administrativa (cesantías o separación del cargo) Martínez dijo que “hay pocas sanciones, porque el que decide eso es el órgano de control interno de la Policía, se investigan a si mismos”.

En este tema, Martínez afirmó no con que se haya aplicada una sola sanción penal y las administrativas “son escasas y por temas puntuales. La mecánica en el 90% de los casos es decidir traslados transitorios, así se calma la cosa”.



Para ilustrar la impunidad, recordó el caso ocurrido en octubre del año pasado, cuando dos jóvenes detenidos en la Comisaría 7º murieron tras incendiarse la celda. “Todo ese personal policial fue trasladado a otras regionales, y muchos de ellos ya volvieron”.



UN ORGANISMO QUE "SE AUTOGOBIERNA"



Ante estos manejos de la esfera policial, Martínez consideró a la Policía como una institución que se “autogobierna”. “Se ha avanzado en juicios de lesa humanidad, y se ha enviado un mensaje a las fuerzas militares. Sin embargo, la policía ha atravesado en democracia un esquema que ha sido moldeada a imagen y semejanza de las Fuerzas Armadas”. En esto, el diputado restó responsabilidad política pero reconoció que la Policía, participa en funciones más allá de las funciones. “Hacer la vista gorda, omitir ciertos”, lo que denota la complicidad existente entre funcionarios estatales y policiales.



LOS "OPERATIVOS" DEL 911

Para dar cuenta de las “ocupaciones” policiales, sobre todo las del 911; Martínez señaló una investigación realizada por Libres del Sur, en la que expresan que sólo el 5% del personal se ocupa a la prevención del delito, el 95% restante se dedica a controlar las contravenciones. “Persiguen a los pibes que salen del boliche, o los que toman una cerveza en una esquina”. Este “plan de trabajo”, según Martínez es decidido en el seno de esa fuerza, “ellos deciden sus ejes, no el poder político, la Policía decide su propia política”.