Jueves, 27 Octubre, 2011 - 19:38

Causa Margarita Belén II
Luego de declarar ante el juez, Norberto Tozzo fue escrachado

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El represor imputado por la Masacre de Margarita Belén sostuvo la versión militar del enfrentamiento en el marco de una “guerra civil” durante su declaración indagatoria del jueves en el Juzgado Federal de Resistencia. Familiares de las víctimas y organismos de Derechos Humanos escracharon al militar en la vereda del Juzgado. La indagatoria continuará el viernes.

La declaración Norberto Tozzo ante el juez Carlos Skidelsky por la Causa Masacre de Margarita Belén residual durante la mañana del jueves fue una indagatoria que mutó en una especie de alegato. Esto fue así porque el ex oficial de Inteligencia del Destacamento 124 durante la última dictadura habló por casi tres horas pero no contestó preguntas.



Según el fiscal Horacio Rodríguez la declaración de Tozzo fue un “relato extenso a más no poder, farragoso, con invocaciones a un sinnúmero de expedientes y actas para demostrar su supuesta condición de perseguido político, en la que se presentó como un integrante de un Ejército Nacional que luchó contra un Ejército Montonero”.



Tozzo intervino en diversos operativos de represión durante el terrorismo de Estado y se lo señala como el como el homicida del joven Miguel Romaniuk, en San Bernardo. Formó parte del grupo de oficiales que el 13 de diciembre de 1976 fusiló a un grupo todavía indeterminado de presos políticos extenuados por la tortura previa y esposados. Tozzo se fugó a Brasil en 2003, donde fue atrapado por INTERPOL en 2005 en un lujoso hotel de Río de Janeiro. Fue extraditado a nuestro país en mayo de 2011, pocos días después de la sentencia de la Causa por la Masacre de Margarita Belén que condenó a 8 militares a prisión perpetua y absolvió a un policía.



LOS LÍMITES DE LA IMPUTACIÓN



Una vez cumplida la indagatoria, que continuará durante la mañana del viernes, la causa continuará con la elaboración del requerimiento de elevación a juicio, en el que seguramente se incorporarán más hechos e imputados. El de Tozzo es un caso excepcional, que platea tres límites al momento de presentar su imputación a raíz del acuerdo de extradición entre el Estado nacional y su par de Brasil según lo estipulado por el tribunal que dictó el fallo por el cual el represor fue entregado a la Justicia argentina;



1 - Sólo se le pueden imputar las cuatro desapariciones forzadas probadas en la causa Masacre de Margarita Belén. Se trata de trata de los casos de Fernando Piérola, de Entre Ríos, 24 años; Roberto Horacio Yedro, de Corrientes, 28 años; Reynald Zapata Soñez, de Entre Ríos, 35 años, y Julio Andrés Pereyra de Formosa, 25 años. Todos presos políticos que figuran en la lista de traslado y a quienes la dictadura intentó hacer pasar por prófugos.



2 El segundo límite es que no se lo puede imputar por crímenes de lesa humanidad en tanto no es viable invocar la condición de detenido político de la víctima. Los hechos por los cuales se lo acuse serán encuadrados como crímenes comunes y por lo tanto prescriptos.



3 Superados los obstáculos precedentes, la condena no puede superar la pena de 30 años de reclusión.



Consultada sobre el tema, la hija del masacrado Carlos Zamudio, Dafne, fue categórica:



“En principio me parece sumamente injusto que sea imputado por las desapariciones. Pero más allá de eso esperamos que nos diga dónde están los compañeros. Igualmente vamos a insistir porque se lo juzgue por todos los delitos cometidos en la Masacre” afirmó. Luego hizo en hincapié en los tiempos judiciales; “Todavía no hay fecha de juicio, nos dicen que tal vez, el año que viene, en ese caso vamos a reclamar que se incorpore la figura de asociación ilícita, es un pedido de varios años, y creemos que para este juicio deben elevarse las imputaciones con esta figura” precisó.







Durante toda la mañana en la vereda del Juzgado Federal, familiares de las víctimas, integrantes de la Casa por la Memoria, el colectivo de Cultura x Justicia con Lila Ibarra a la cabeza y sobrevivientes del terrorismo de Estado organizaron un escrache al represor.



Tozzo llegó al Juzgado Federal abordo de una camioneta de traslado del Servicio Penitenciario Federal pasadas las 10 de la mañana, con un gran despliegue de seguridad y efectivos de gendarmería y Policía Federal. Los manifestantes lo recibieron con canciones de Chico Buarque y otros trovadores cariocas, para recordarle burlonamente su estadía en las playas del país hermano, tan diferente a su condición actual de imputado por crímenes gravísimos. Luego vinieron los bombos y el grito de “Tozzo al calabozo”, y el reparto de volantes con el prontuario del represor a las personas que pasaban por el lugar.



Tozzo comenzó su declaración a las 11, finalizando a las 13.30, pero su salida del Juzgado se demoró una media hora más, que fue lo que llevó cumplir los trámites burocráticos de firmas de actas y demás formalidades del caso, luego de lo cual el represor partió con su escolta del SPF hacia su celda en la prisión U7, donde comparte alojamiento con el militar Ernesto Simoni (condenado a prisión perpetua en la Causa Masacre de Margarita Belén) y dos de los policías torturadores condenados en la Causa Caballero a 25 años de prisión por su accionar en el centro clandestino de detención “Brigada de Investigaciones”, actual Casa por la Memoria.







CAUSA MMB II



Cabe destacar que la histórica sentencia del 16 de mayo de 2011 no clausura la “tragedia de Margarita Belén” tal y como refiere el fiscal Jorge Auat. Hay una lista de más de veinte denunciados no imputados en la que sobresalen integrantes del área de Inteligencia militar y colaboradores civiles. Por si esto fuera poco, todavía queda por resolver el destino final de las cuatro víctimas desaparecidas que figuran en la lista de traslado, a las cuáles deben incorporarse los nombres de otros militantes políticos que fueron vistos en Alcaidía o en la Brigada y permanecen desaparecidos desde diciembre de 1976: Carlos Enrique Tereszecuk, Misiones, 24 años; Dora Noriega, de General San Martín, 24 años; Delicia González, de Goya, 37 años; Raúl María Caire, de Entre Ríos, 27 años; Eduardo Lalo Fernández, de Goya, 21 años; Raúl Antonio Méndez, de Corrientes, 25 años.