Miércoles, 26 Octubre, 2011 - 21:00

Correo de nuestros lectores
No somos China, pero sí Argentina

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

“La política del hijo único impidió el nacimiento de casi 500 millones de chinos pero se transformó en una bomba de tiempo, ya que el envejecimiento de la población en China planteará enormes problemas económicos y sociales en el país más poblado del mundo.” Es parte del comentario en un medio por Internet.

Aunque los demógrafos tienen en cuenta la tasa de natalidad y mortalidad y de las pirámides de población relacionadas con la economía., los políticos pareciera obviar este dato y generar planes y proyectos sin importar la característica de la población en Argentina.



Evidentemente a los chinos, no se les pasó por alto este tema, y hace tres décadas propiciaron una política de control de natalidad.

Hoy ellos reciben el impacto de esa medida, una alta población envejecida y que no son
población activa.



Todo lo contrario a lo que ocurre en Argentina.

Hablar de ésto a muchos le parecerá una ironía. ¿Qué tiene que ver el Estado con la conformación familiar?



Mirando desde otra vereda, ¿Por qué el Estado debe cargar con una erogación importante por no haber una manera de evitar
tener cuatro o más hijos?

Estamos refiriéndonos al métodos anticonceptivos.

Las asignaciones por nacimientos, son el modo responsable de querer asegurar una madre sana y un bebé nutrido.



Pero también es importante que haya un planteo
“hasta donde” y “hasta cuantos”se puede subsidiar, y si es parte de una política de desarrollo, o pueden ser un indicador de “empobrecimiento”.



El país, dividido en Norte y Sur, con realidades de marcada diferencia ante un mismo modelo, distintas necesidades y urgencias
que cada provincia debe preocuparse por resolver y solucionar. en un cuestionado federalismo.

Cuando se habla de un Chaco 2020, ¿saben a ciencia cierta que población joven , instruída, activa, contarán?



¿ Se apóyale Gobierno en estos datos de crecimiento poblacional? ¿Les sirve las estadísticas?



¿Se está preparando un Chaco para el futuro, o el futuro que se está gestando será una población de embarazadas y niños en edad escolar?



Si bien los hogares pobres tienen una alta tasa de natalidad, no por eso son más felices., lo vence las circunstancias. La asignación por embarazo y por hijo, les da un
alivio, pero también es real que seguirán viviendo una situación de baja calidad de vida y de cortas expectativas. Crece su grupo familiar, pero amontonados.



Aunque pareciera que los números son fríos, franco favor
haría
crear una política de control de natalidad, que permita a todos ser dignos para sí mismos, y personas útiles para la provincia y el país.



Se estaría defendiendo la familia. Y proyectando un país con progreso.





(*) [email protected]