Miércoles, 26 Octubre, 2011 - 11:08

Buenos Aires
Indagarán a un padre acusado de obligar a su hija a arrodillarse en sal

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La Cámara del Crimen ordenó indagar a un padre acusado de castigar con un cinturón, privar de comida, encerrar en un sótano, amenazar con la cárcel, obligar a arrodillarse sobre sal y a limpiar la casa a su propia hija, de sólo siete años.

La Sala Primera de la Cámara revocó un fallo de primera instancia que había sobreseído al acusado, y dispuso una serie de medidas de prueba previas a la indagatoria, entre ellas el testimonio de médicos que habrían atendido las lesiones de la niña, incluso en el hospital Durand, de Capital Federal.



La causa fue iniciada hace un año, el 28 de octubre de 2010, por la madre de la pequeña –separada del padre- después de que “la niña le expresó el deseo de irse a vivir con ella”.



Cuando la madre la interrogó sobre las razones de tal determinación, la niña explicó que su papá “la agredía físicamente, le pegaba con un cinturón, no le daba de comer, la encerraba en un sótano y la amenazaba diciéndole que la iban a llevar al juzgado y la iban a meter presa”.



Ese relato se vio corroborado por la niñera que cuidaba a la pequeña, quien describió “otros hechos de maltrato de los que era víctima la niña, a quien el imputado la obligaría a arrodillarse sobre sal, le pegaba con un cinto y una percha, la insultaba y la hacía limpiar la casa”.



“Además, indicó por comentarios de la directora de la escuela 16 del distrito escolar número 8 a la cual asistía la menor, que al momento de haber sido inscripta en la institución el imputado habría manifestado a las autoridades que la madre había fallecido, y que en reiteradas oportunidades la menor había comentado que en su casa le pegaban”, sostiene el fallo, al que tuvo acceso DyN.



Los camaristas Jorge Rimondi y Luis Bunge Campos consideraron que “resulta pertinente profundizar la investigación a efectos de dilucidar los hechos denunciados y la responsabilidad que le pudo caber al imputado en estos”.

En ese sentido, al revocar el sobreseimiento de primera instancia, subrayaron la necesidad de escuchar como testigos a “profesionales del hospital Durand”, en especial a fonoaudióloga de ese nosocomio público, quien "habría visto en la niña marcas de golpes que le habría propinado el padre".



El tribunal ordenó averiguar también qué había ocurrido “el día del cumpleaños de la madrina de la niña, en el cual habría sido agredida físicamente por el imputado”.



La investigación quedó a cargo del juez de instrucción Eliseo Otero.
Fuente: 
DyN