Miércoles, 26 Octubre, 2011 - 07:41

Malestar porque "el gobernador se durmió en los laureles"
Urtubey dice que no aceptó que el Superclásico se juegue en Salta "porque trae pérdidas"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Luego de que se confirmara que el primer partido River-Boca será en Resistencia, muchos salteños se preguntaron ¿Por qué Chaco sí y Salta no?, ante los cuestionamientos el gobernador Juan Manuel Urtubey argumentó: “Me lo ofrecieron, pero lo rechacé porque partidos de estas características dan pérdida para la provincia”. Medios salteños destacan las gestiones realizadas por Capitanich.

Además expresó: "En cambio, apostamos todo a la Copa Argentina, donde los equipos como Boca, River o San Lorenzo van a venir con los titulares y a jugar por los puntos”.



Urtubey agregó, con respecto a este tema que "los amistosos de este tipo nos dan pérdida para la provincia en una cifra no menor a los 600 mil pesos. Encima estos equipos vienen con suplentes y la gente se queda sin ver a sus ídolos".





La explicación no conformó a muchos salteños, y este miércoles, el diario El Tribuno de Salta publica:



Ante la postura de River Plate de no jugar el superclásico de verano en Mar del Plata, estaba latente la posibilidad de que se juegue en alguna de las provincias.





A partir de entonces mandatarios y funcionarios provinciales comenzaron a “jugar” un partido aparte, en el afán de demostrar que contaban con la infraestructura necesaria para ser escenario de la nueva edición del superclásico del fútbol argentino. Quien más, quien menos, llámese San Luis, Córdoba o San Juan, realizaron las gestiones ante los organizadores del fútbol de verano. Menos Salta, por supuesto.



Pero Chaco ganó la pulseada y el superclásico del próximo verano entre Boca y River se llevará a cabo en el estadio Centenario de Resistencia, el 28 de enero en horario a confirmar. La decisión se tomó ante la propuesta atrayente y las incesantes gestiones que encabezó el propio gobernador Jorge Capitanich.



El mandatario chaqueño, cabe consignar, apoyó incondicionalmente la construcción del estadio, de propiedad del club Sarmiento. Y el propio Capitanich, junto a las autoridades de Fox Sports y de TyC Sport, firmó ayer el contrato para que el superclásico del fútbol argentino se juegue en el estadio de Resistencia.



¿Por qué Salta no? preguntan muchos



Evidentemente la provincia, tras conseguir una de las sedes de la Copa Argentina, se durmió en los laureles y sus funcionarios, con el gobernador Urtubey a la cabeza, no atinaron a proponer el estadio Martearena como escenario para traer a Salta el superclásico Boca - River.



Tal vez porque .crean que los nuevos escenarios del fútbol argentino, como el estadio chaqueño, el Bicentenario de San Juan o el remodelado 23 de Agosto, superan el aforo del Martearena y están en condiciones de albergar grandes acontecimientos. Ahora Tucumán se apresta a construir un estadio para unos 35 mil espectadores.



Salta, cabe recordar, fue la única provincia que no amplió su estadio para la Copa América.



La explicación del gobernador Urtubey de  “organizar un River-Boca en Salta daría pérdidas”. Su actitud es contradictoria con la política que adoptó, en su momento, para garantizar económicamente la presencia en la provincia de costosos espectáculos, como el show de Shakira o el del Indio Solari, justificados por la proyección que tales eventos brindan en nuestra provincia.



La falta de previsibilidad y visión de futuro es una de las materias pendientes del Gobierno provincial, que hasta ahora no hizo absolutamente nada para mejorar la infraestructura deportiva provincial.
Fuente: 
El Intransigente y El Tribuno