Lunes, 24 Octubre, 2011 - 12:52

Aguilar presidirá el Poder; Nievas el bloque
La disputa por la Legislatura no irá más allá de los escarceos públicos: el acuerdo es inminente

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El mapa legislativo a partir de diciembre: de los 32 diputados que se sentarán en el recinto Deolindo Bittel, el frente gobernante tendrá 14 peronistas y 4 aliados (Bergia, Acosta, Bolatti y Trabalón), además de Carlos Martínez y Egidio García, en general afines; la Alianza tendrá 12. Pero el primer paso, y el más difícil, será la elección del nuevo presidente del Poder. La interna en el PJ entre “gustavistas” y “coquistas” no es fácil. Quién presidirá la bancada y a qué se enfrenta Eduardo Aguilar si quiere ser el dueño del doble voto.



Cuando Ricardo Sánchez sugirió la “necesidad de consenso” para designar al nuevo presidente de la Cámara de Diputados, dijo que no estaba solo en ese reclamo. En efecto, de los catorce peronistas que legislarán a partir del 10 de diciembre, cinco son parte del gustavismo, incluido Sánchez: Mirta Morel, el castellense Martín Nievas, Amelia Monzón y obviamente Beatriz Vásquez, madre del titular de SAMEEP.



En el pedido de Sánchez de “consenso” está implícita la amenaza. El análisis no es complicado si se piensa que en un escenario de ruptura casi total con el gobernador Capitanich, esos cinco gustavistas podrían unir sus fuerzas con los doce diputados de la Alianza Frente de Todos e imponer un presidente que no fuera Eduardo Aguilar ni, naturalmente, Juan José Bergia.



Pero las posibles derivaciones de todas las disputas no se darán durante la elección del presidente de Cámara sino antes. El Reglamento Interno establece que los diputados cuyos mandatos comienzan en diciembre (sumados a los que siguen) deberán elegir a un presidente provisional en Sesión Preparatoria.



Para ese interinato no se puede designar al presidente que estuvo en funciones hasta ese momento. El vicepresidente primero, Oscar Raffin, habrá cesado su mandato. La siguiente autoridad disponible en orden de prelación es Martín “Tincho” Nievas, vicepresidente segundo y reconocido gustavista.



NEGOCIACIÓN


El escenario es una oportunidad inmejorable para que el bloque aliancista haga valer sus doce escaños. Es más, sólo necesita cuatro gustavistas para evitar que Aguilar asuma. Son suficientes los 16 votos resultantes mas el doble voto que tendría Nievas como virtual presidente temporal.



Pero ¿qué llevaría a la Alianza coaligarse con una parte del peronismo para perjudicar a Aguilar? En principio “la cosa” no es con Aguilar.



La “oportunidad” de contribuir a socavar el equilibrio interno de una fuerza política adversaria es una tentación para cualquiera, y en este caso estaría plenamente justificada ya que, aseguran desde el Interbloque, “fue el peronismo el primero que rompió todos los códigos”.



“Si hace dos años ellos votaron a Bergia, un candidato de la minoría dentro del radicalismo, ¿por qué nosotros no votaríamos ahora a un representante de la minoría del PJ?”, analizan y abren la puerta a un campo de negociación con el oficialismo. Qué negociarían, nadie lo sabe.



ENTRE LÍNEAS

Todas las especulaciones y cálculos se pulverizan si se verifica que desde el gustavismo “nunca se planteó no respaldar a Aguilar o quedarse con la presidencia”.



“Las conversaciones están muy avanzadas y sólo falta ponerle un moñito”, dijo a DiarioChaco una voz más que autorizada en la materia. ¿Qué obtendría el gustavismo a cambio de apoyar a Aguilar (aparte de no pelearse con Capitanich)? Seguramente el misterio que se develará conforme pasen los días.



PRESIDIR UN BLOQUE

Del entredicho mediático entre Ricardo Sánchez y Eduardo Aguilar quedó algo en claro: Sánchez no seguirá presidiendo el bloque oficialista. No porque Aguilar haya dicho que “no es confiable” y por tanto no seguirá en ese rol, sino porque es un secreto a voces que el propio Gobernador pretende oxigenar ese cargo con alguien más a tono con la interconexión necesaria entre el Ejecutivo y una legislatura comandada por su delfín político. Además, nadie mejor que Sánchez sabe que a esta altura ha sido vetado por propios y extraños.



Lo que sí está acordado es que la vicepresidente primera de la Cámara será la sanmartiniana María Lidia Cáceres, y se evalúa qué rol institucional podría otorgársele a la ex concejal villangelense Mariel Gerzel, que asumirá en diciembre.



El gustavismo continuará presidiendo el bloque y no parece haber disputas al respecto. En tal sentido, preguntan: "¿Quién mejor que Martín Nievas para eso?". La respuesta parece obvia: Nievas es el representante del único municipio ganador de todo el espacio gustavista.