Martes, 18 Octubre, 2011 - 20:39

Sáenz Peña
Un niño recibió una descarga eléctrica al colgarse de los cables

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Francisco Carpio de 4 años jugaba en su vivienda en el barrio Tiro Federal, cuando por accidente se prendió de dos cables de electricidad que le produjo una fuerte descarga eléctrica y le provocó lesiones en las manos y en los talones. Fue llevado a una clínica privada y se encuentra fuera de peligro.

La rápida reacción de una familia, evitó que un pequeño de tan solo cuatro años muera electrocutado cuando por accidente se prendió de dos cables de electricidad en su vivienda. 



Los médicos arbitraron en forma urgente todas las medidas sanitarias para lograr salvarle la vida. Afortunadamente el pequeño logró recuperarse y en la mañana de este martes fue dado de alta.



El padre del pequeño, al observar este accidente, tomó al chico y pidió a un vecino que trabaja de remisero que los traslade a la clínica más cercana para lograr salvarlo, ya que prácticamente no tenía pulso y tampoco respiraba.



En sus desesperación, corriendo y con su niño en brazos, ingresó al Instituto Santa María, se dirigió directamente a la Sección de Pediatría de ese nosocomio y entregó al chico casi sin vida.



El doctor Jorge Villaverde, a cargo de la Sección de Pediatría y Neonatología de ese instituto relató a Diariochaco.com que “el niño ingresó a la clínica en coma, sin pulso, sin respiración. Lo reanimamos y a las pocas horas, recuperó la conciencia. Se le hicieron todos los estudios atinentes al caso, se le realizó electrocardiograma para ver si había alguna alteración eléctrica cardiaca y análisis de laboratorio para ver si había alguna alteración, pero el paciente se recuperó a los pocos minutos y evolucionó favorablemente” relató el médico.



El profesional aseguró que “lo único que estaba pendiente era ver la evolución de las lesiones en las manos. El pequeño presentaba quemaduras graves en las dos manos, porque se había agarrado de un cable de electricidad domiciliaria y sufrió una lesión por quemadura profunda con descarga en los talones. Afortunadamente resistió a la descarga”.



“El tiempo que estuvo sometido al shock eléctrico fue corto, lo que si fue muy fuerte, pero habitualmente los niños en general son muy resistentes a las descargas. Es decir, en la medida que los niños son sanos y tiene el corazón sano resisten este tipo de accidentes y sin secuelas prácticamente” aseveró el médico.